lunes, 17 de septiembre de 2007

Director 2007.09.17

Reconozco públicamente que no creo en las supuestas influencias de los signos zodiacales. Y quizás, sea así por mi ignorancia o porque, desde una edad muy temprana, lo consideré una simple tomadura de pelo.
Sin embargo –quizás, por coincidencias- por haber nacido dentro del signo de “géminis”, reconozco que tengo dos posiciones, como colores hay en el tablero de ajedrez. Jamás me han gustado las gamas de los grises, por lo que preferí estudiar matemáticas y periodismo… y no, derecho, por ejemplo. Si en matemáticas, dos más dos, son cuatro y no otro resultado; en periodismo, es exactamente igual, salvo que la cobardía, la traición y la subvención solicitada o prometida, deformen la realidad: cuando mis maestros en periodismo (a los que he mencionado varias veces) me enseñaron que el periodista es el notario de la noticia.
Y debido a esas dos posiciones y por entender que la política puede llevarnos al progreso o a la ruina, (el mejor de todos los ejemplos los tenemos en Cuba, Argentina y Venezuela), es por lo que no soporto la gama de grises en quienes hemos elegido para gobernarnos: habrán observado que no menciono a los vende obreros y a los traidores a la Patria. Y sin embargo, existen. Y seguirán existiendo en tanto en cuanto quienes deben obligarles a cumplir con las leyes en vigor, reinterpretan las mismas y las ponen en las manos del Poder, para bienvivir de ellos… mientras al pobre pueblo le hablan de las civilizaciones, de la guerra de no sé donde y del hundimiento del Titanic… (perdón, quería decir del Prestige).
Conclusión. En un País –se llame como se llame- en que la Justicia está al servicio del Al Capone de turno. En un País donde cada Estado o Autonomía aprueba la pena de muerte y la gran mayoría guarda silencio (les recuerdo que hay infinidad de maneras de matar, sin llegar a la inyección letal o a la silla eléctrica). En un País donde el perjurio de los dirigentes del Partido en el Poder no tiene ninguna consecuencia y se tienen por amigos ejemplares a los mayores corruptos y asesinos del momento…. ¿qué podemos esperar de él?...
Si algún poder real y contundente no pone freno a esta corrupción, ¡ya!, las Autonomías, los Separatistas y los terroristas convertirán a España en una fotocopia de Cuba o en una gemela de Venezuela. De ahí que, como ser nacido bajo el signo de géminis, me gustan los gobiernos que se hacen respetar a nivel mundial y que si tienen que dar un fuerte puñetazo sobre la mesa, que lo den… y sin miedo. Al final se lo agradeceremos con confianza.
A los payasos, fuera del Circo, nadie los respeta ni valora.

No hay comentarios: