martes, 8 de julio de 2008

Director 2008.07.07

¡Se han preguntado ustedes qué significa “iremos más allá de la alternancia”?... Supongo, aunque sea mucho suponer, que aquellos que se han hecho esa pregunta estarán titiritando de miedo. Y aquellos que siguen mis comentarios se habrán dado cuenta que a ese anuncio que ha hecho este fin de semana el señor Presidente del Gobierno Español, en mi semántica lo llamé y llamo “socialismo o muerte”. Y es que esa obsesión por perseguir a la Iglesia y la de irnos menguando la capacidad de decidir por nosotros mismos, son signos más que suficientes para adivinar el camino que tendremos que seguir, de aquí en adelante. Por ejemplo, la idea de suprimir los símbolos, como por son la cruz y los cristos que penden de las paredes, es un primer paso hacia aquel mes de diciembre de 1934. Y si nos preguntan a quienes ya estábamos vivos a la época y observábamos y oíamos a nuestros padres y abuelos lo que estaba sucediendo con los de las calles de al lado o con los vecinos del tercero o del primero… y lo que hacían los militantes de los Partidos y Sindicatos que apoyaban a la República… a más de una familia vecina se le iba a venir la imagen de sus ancestros al suelo, por las barbaridades cometidas.
La situación actual me recuerda la ley del péndulo. Y como al péndulo le da igual estar en uno ú otro lado de la “contienda”, esperemos a ver qué nos depara esta llamada a la insensatez y al fomento del odio.
Les recuerdo el epíteto: “iremos más allá de la alternancia”. O lo que es lo mismo –piensan los sensatos- llevarnos por el mismo camino que Chávez llevó y lleva a los venezolanos.
Luís de Miranda.