martes, 30 de septiembre de 2008

Director 2008.09.30

¿Recuerdan la frase de “hablareis gallego con sangre y con lágrimas”… y que yo les recuerdo de vez en cuando?. Pues ahí la tienen ustedes convertida en realidad: comerciantes amenazados y multados, de momento. Y es que cuando el peso de la dictadura se siente sobre nuestros propios hombros, la gente protestamos. Pero cuando somos nosotros los dictadores, bien contentos que estamos. ¿Y saben por qué?... Porque para el dictador no existe un mejor modo de humillar al pueblo que sometiéndole al terror y a las armas. Y no me negarán ustedes que cuando se es el Dictador o simplemente el parásito o parásitos que viven a su lado y a nuestra cuenta, la vida se ve con otro prisma y con una sonrisa en los labios.
Una vez más, y con el máximo respeto, recurro al que dicen que es el “garante de la Constitución Española”. ¿Garante de qué?... Porque nadie me negará que en el mundo habrá muy pocos Países donde sus Constituciones se violen con tanta frecuencia y descaro, como en este País nuestro.
Si en Bolivia, Venezuela, China, Ecuador, entre tantos otros, se adaptan las Constituciones al dictador de turno… aquí, en España, poco a poco, cada región (perdón, cada Autonomía o cada “país”, con minúsculas) va adaptando la bendita Constitución Española al dictadorzuelo de turno… y sin que nadie mueva un dedo.
En fín. Y para terminar por hoy… Ojalá no les recuerde, más pronto que tarde, que el País Vasco, Cataluña, Baleares y Galicia están comprando todos los boletos para una “balcanización”. Y si en Santiago, en el año de 1972, murió aquel joven estudiante por un simple y tonta huelga… permítannos que ya que tenemos la fortuna de poseer distintas Lenguas, que cada quien hable la que mejor le venga en gana. Pero dejemos “la pistola en el cinto” y usemos más la Constitución.

Luís de Miranda.