martes, 14 de octubre de 2008

Director 2008.10.08

Vamos a ver. Durante este fin de semana quien más o quien menos estuvimos sintonizando Emisoras de Radio o “buceando” en Internet para saber qué va a pasar con los diez o con los cien euros que pudimos ahorrar a lo largo y ancho de nuestra vida laboral y que los tenemos bajo custodia bancaria. Y a la conclusión que uno ha llegado es que cuanto más te diga el Gobierno (como es su obligación) y todos los subvencionados que “no viene el lobo”… mi experiencia es que montemos guardia. Porque cuando el lobo aparezca y comience a atacar a nuestro ganado o a nuestras aves… poco o nada podremos hacer. ¡Ah!, si… llorar nuestra mala suerte.
Sigo sin entender al Gobierno y a los Subvencionados cuando nos dicen que la maldición de todos los males que puede sufrir la humanidad es por culpa de losEE.UU. y, por lo tanto, los culpables directos de esta brutal crisis económica y política. Y sin embargo uno de nuestros grandes Bancos españoles se permite el lujo de publicar a los cuatro vientos que cierra parte de su ejercicio con un beneficio neto (o sea, post impuestos) del 12%. Me imagino que esta desigualdad la dirige y gobierna los EE.UU. ¡Cuidado que somos catetos!. ¿Por qué no pensamos en la avaricia progresiva de los entes banqueros?... No le cobramos gastos de ningún tipo, pero mantenemos su llamada telefónica durante minutos y minutos para que usted pueda realizar cualquier gestión. No le cobramos ningún tipo de gastos, pero mantenemos “un diálogo” con máquinas de última tecnología para, así, reducir las nóminas. Y cuando esto se da, resulta que esas pre-jubilaciones se pagan con dinero de nuestra Seguridad Social… y ni el Gobierno, ni los subvencionados, ni los Sindicatos ponen el grito en el Cielo. Todo cuanto se haga a favor del capital es poco. De ahí que, en el día de ayer, se haya acordado o prometido (de momento) que con nuestro dinero (el de los contribuyentes) se va a poner a disposición de quienes tienen la potestad de aprobar o rechazar cualquier crédito que solicitemos 30.000 millones de euros. En sí la idea no es mala, vista sobre el papel. Pero le experiencia de Países como México, Venezuela, Bolivia y Argentina, entre otros, nos demostraron que esa inyección de liquidez al mercado se va inexorablemente a las manos de quienes sostienen el propio poder (y no, a las manos que anularía esta parálisis). Y, a las pocas horas, ese dinero nuestro se colocará en Países que garantizaron y garantizan la totalidad de tales depósitos.
Sin embargo este tipo de información en boca de nuestro Presidente del Gobierno, don José Luís Rodríguez Zapatero, sólo es creíble por sus militantes y votantes… porque los “subvencionados” se limitarán a guardar silencio o a vanagloriarla… por aquello de que pueden caer algunas migajas de los 30.000 millones de euros. Y mientras esta vaca siga dando leche, mamaremos de la teta… y a los cuarenta y algo de millones de españolitos que les den… aspirinas para el dolor de cabeza.
¡Hay que ver que atractivos son los Países corruptos!.

Luís de Miranda.