martes, 14 de octubre de 2008

Director 2008.10.13

Ignoro si soy justo ó injusto cuando les digo y repito a ustedes que “los políticos son una raza aparte”. Y es que a esta casta de presuntos dioses no hay divinidad que les entienda. El que hasta hace un mes nos negaba esta brutal recesión, ahora resulta que se están tomando las medidas necesarias para combatirla. Y a renglón seguido, declara en París que España no necesita ninguna ayuda de nadie, porque nuestro sistema monetario y el comportamiento de nuestros Bancos ha sido y es impecable. Por consiguiente, tenemos que estar tranquilos, cuando el tejido industrial y nuestras empresas de servicios (de la cual llevamos muchos años viviendo) están echando a la calle a tres mil empleados por día.
Otro punto a destacar, es que la celebración del día más importante del año, como es el de la “Patrona de la Hispanidad”, con su correspondiente desfile de todas las unidades de Seguridad Nacional, nuestro Primer Ministro (llamado pomposamente Presidente del Gobierno de España) no estuvo presente en el acto más importante de la Nación, presidido por el Jefe del estado… ya que es “un coñazo”, como lo calificó el Jefe del Partido de la Oposición, don Mariano Rajoy. Y sobre esta falta de sensibilidad y respeto hacia nuestras Fuerzas Armadas, me pregunto y les pregunto: ¿se imaginan ustedes un 4 de julio donde el Presidente de los EE.UU. no estuviera presente en todos los actos oficiales… o el Presidente de la República Francesa se fuese de viaje un 14 de julio?... por poner dos ejemplos.
Creo que desde el asesinato de John Fitzgeral Kennedy, jamás he pasado tantas horas sintonizando y escuchando decenas de Emisoras de Radio, de distintos Países del Globo terráqueo, donde españoles residentes en nuestra “piel de toro”, así como los que residen fuera de nuestras fronteras, pidieron con enfado y rotundidad la dimisión inmediata de don Mariano Rajoy por su “coñazo”, ya que después de oír semejante exabrupto no lo consideran un digno aspirante a La Moncloa. E idéntica petición –la de un cese inmediato o destitución- para don José Luís Rodríguez Zapatero, por no estar presente en la recepción oficial dada por S.M. don Juan Carlos I de España, vistas y oídas las grabaciones que existen cuando el Presidente del Gobierno hizo su aparición en el Palco de personalidades.
¿Y qué me dicen de algunos de los “cortes de sonido” que se llevaron a cabo por el responsable de realización de TVE para evitar en lo posible los gritos de ¡Viva España!?. O de la omisión de imágenes, que en otros Países si se han emitido, del señor Rodríguez Zapatero y de la señora doña Carmen Chacón, con expresiones de enfado y malestar por tener que “soportar” la exaltación a la bandera española y a nuestros ejércitos... Las conclusiones a las que han llegado muchos, muchísimos españoles es que el Primer Ministro presume de “rojo”, mientras que la Ministra del Ejército no oculta su nacionalismo separatista. Y tampoco entiende ese mismo pueblo como el garante de nuestra Constitución permite que en Andalucía se haya prohibido la celebración del día de la Patrona de nuestra Guardia Civil… y ría el desprecio del señor Rajoy, como si su más profunda y real “confesión” fuese un chiste del muy recordado y querido Gila.
De ahí que muchos de ustedes y un servidor pensemos que nuestra casta política la conforman seres de otros Planetas.

Luís de Miranda.