jueves, 18 de diciembre de 2008

Director 2008.12.18

Señoras y señores. Los que diariamente o esporádicamente pasan por delante de los estudios de nuestra Emisora ya habrán visto que el espacio que tenemos destinado a la recepción se está cubriendo, poco a poco, de regalos que nos están enviando aquellas Firmas Comerciales que, con cariño y simpatía, nos llaman por teléfono para que enviemos a alguien a recoger lo que cada una de ellas ha tenido a bien de regalarles… Sí, he dicho regalarles. Porque esos obsequios terminarán en las manos de ustedes, de los radioyentes que se han dignado en llamarnos al 881.91.50.50, durante estos días. Y es que Radio Social Atlántico quiso que sean ustedes los premiados por esa fidelidad: los merecedores que nos sintonizan en sus hogares, en ciertos lugares de trabajo (como bastantes taxistas de La Coruña, por ejemplo) o en su propio vehículo. Y al mismo tiempo, un servidor de ustedes, en mi propio nombre y como director de esta Emisora, deseo dar las gracias públicamente a la totalidad de colaboradores que hacen posible que ustedes nos tengan en su dial. Ellas y ellos son ciudadanos que trabajan o estudian y, sin embargo, aquellas horas de ocio las han preferido donar a la Unidad Provincial de Parapléjicos de La Coruña… ya que ningún organismo de Gobierno comunitario, ni local, han donado un solo euro (o sea las tan deseadas subvenciones), ni nos han prestado un solo empleado que nos echase una mano al quehacer diario, durante equis horas. Es más, desde el mismo día de la inauguración de esta Emisora, (hace dos años y medio) don Enrique Tello, del BNG, le he solicitado que me echase una mano y me ayudase a encontrar a alguien que viniese diariamente a impartir clases de gallego, a través de la Emisora. Como cualquier mediocre político me ha prometido que me enviaría a alguien y le ordenó a su Jefa de Prensa que se lo recordara. Pero no vayan a creer ustedes que esto quedó ahí. Ni mucho menos. En dos o tres ocasiones más, por venir a esta Emisora o por encontrarnos en algún evento, volví a la carga… Que si quieres arroz, Catalina… Como diría un castizo: “ná de ná”.
De ahí que insista en agradecer a las catorce personas que trabajamos aquí de manera directa o indirecta, el fenomenal trabajo que, cada una de ellas, está realizando. Créanme, señoras y señores, que son un verdadero ejemplo para cualquier sector de la sociedad y, sobre todo, para esos individuos mediocres que hablan de colaboración con los necesitados, que hablan de progresismo, que hablan de igualdad y de justicia.
Probablemente, los injustos somos nosotros, al regalar unas cuantas horas diarias a la ciudadanía, como –me imagino- que tendrán la obligación moral de regalarlas los llamados Partidos socialistas y comunistas; puesto que esa exclusiva sólo les corresponde a los votantes y simpatizantes de esas líneas políticas y sociales.
Resumiendo. Es un gran honor para mí poder ser parte del grupo tan maravilloso de mujeres y hombres que conformamos Radio Social Atlántico.
Luís de Miranda