lunes, 1 de junio de 2009

Director 2009.05.29


¡El Estado soy yo!.- Dijo en repetidas ocasiones Luis XIV de Francia. Y lo mismo dice ahora, don José Luis Rodríguez Zapatero... o por lo menos nos lo da ha entender, desafiándonos a todos los españoles con el uso de los Falcon de las Fuerzas Aéreas Españolas, para uso particular.
Su -¿o nuestro?- Ministro del Interior declaró en el día de ayer que “el señor Presidente del Gobierno de España lo es durante las 24 horas de los días en que ocupe tan alto puesto”.
Bien. Pues voy a aceptar , como así es, que efectivamente el señor Rubalcaba nos ha dicho la verdad. Y la verdad siempre, siempre, es incuestionable.
Sin embargo para este pobre “pagador de impuestos”, así como para millones mas, nos surge la siguiente duda. Y es el siguiente: en el supuesto que -como dice nuestra Constitución- el Presidente del Gobierno de España es el Presidente de todos los españoles, ¿ en calidad de qué acude a los mítines del PSOE?... ¿En calidad de Presidente del Gobierno de España?... Como no es así y va como alto dirigente del PSOE, ni por razones de seguridad -como alegó el señor Ministro del Interior- ni por otra circunstancia puede usar un Falcon. Y si lo hace, como lo está haciendo, es porque se considera igual que Luis XIV: “el Estado soy yo”.
Lo que seguimos sin entender, quienes les pagamos los sueldos a nuestros representantes políticos, es porqué no se alquila un jet privado, costeado por el PSOE, puesto que se trata de un acto privado; puesto que si fiera o fuese como Presidente del Gobierno Español tendría que estar presente en los de los Partidos de la oposición. Y entonces, el viaje en el Falcon podría tener una justificación, debido a su alta responsabilidad gubernamental.
A ver si de una santa vez nuestros políticos no se endiosan tanto cuando alcanzan el poder y se convierten en demócratas. Porque todos, absolutamente todos, presumen de demócratas, pero actúan como verdaderos dictadores. Y es que para ser demócrata, con lo que la verdadera democracia exige, hay que tener una formación moral y humana... que no está -como decía el Nodo, en aquellos tiempos- al alcance de todos los españoles. La democracia es muy dura, si se siguen todas sus obligaciones y derechos. Y como lo mas fácil, lo mas rentable para ellos es la dictadura del proletariado o la parlamentaria... pues es con la que contraen matrimonio. Y mientras, el pueblo calla y soporta estos gestos de prepotencia y de desigualdad. Y para que ese pueblo no se soliviante, montan el circo... al igual que los romanos durante los 700 años de Imperio. Y curiosamente, hasta ahora les ha dado resultado... pero ¿hasta cuando?.
Luis de Miranda.