martes, 7 de julio de 2009


Director 2009.07.07
A medida que uno va recibiendo información (información que ustedes habrán leído en la Prensa escrita) de las actuaciones o declaraciones de nuestros políticos (sean del signo que sean) dan ganas de vomitar.
Pareciera que uno -por separado- está viviendo un sueño macabro; pues quienes tienen la obligación de velar por los intereses de la población (de hecho, juran o prometen, al acceder a los cargos), se mofan abiertamente de nosotros y donde han dicho negro -cuando están en la oposición- se convierte en blanco purísimo, una vez en el poder.
Las recientes declaraciones de doña Carmen Marón sobre la promesa que nos habían hecho a los coruñeses, en el mes de marzo del año pasado, de la cesión de terrenos para la construcción de la “Torre de la Justicia”... es que no tienen desperdicio: ni le provocaron sonrojo... ni tuvo inconveniente en dejar a doña Mar Barcón con el trasero al aire, cuando esta última afirmó en el mes de octubre del pasado año que “se cederán los terrenos para la Torre de la Justicia y recomiendo que la Xunta se encargue del proyecto”... ni ahora tiene el mínimo pudor en negar la entrega de tales terrenos... “a cambio de nada”.
¿Qué significará “a cambio de nada”?... Lo que sí queda claro es que “a cambio de nada” es mucho más importante que... los juzgados agilicen más los expedientes, que su personal trabaje cómodamente y que los coruñeses no tengamos que estar desplazándonos de un lugar a otro”. A cambio de nada” -en mis tiempos y en el año 2009- significa “pasar por taquilla”. Y “pasar por taquilla” -en mis tiempos y en el año 2009- significa “incrementar los saldos de mis cuentas bancarias o añadir a la lista de propiedades urbanas, una, dos o tres más”. Eso es lo que significa “a cambio de nada”. Y lo demuestran los resultados que se están descubriendo en San Caetano, con el antiguo bipartito. De ahí que, ahora doña Carmen Marón nos haya descubierto que los terrenos ofrecidos al “bipartito” no eran “a cambio de nada”... ¿A cambio de qué iban a ser?... Pues, me imagino que eran a cambio de algo muy sustancioso; debido al cabreo que se gastan desde que perdieron las elecciones.
¿Y qué me dicen ustedes de las reproducciones de la “torre de Hércules”, cuando la zona centro-Obelisco está plagada de ellas y en el barrio que alberga la “torre” no la tienen los locales comerciales?... La respuesta es que en el órgano escrito del Ayuntamiento de La Coruña se ha publicado que “quien la quisiera debería solicitarla en el Ayuntamiento”.
He aquí otro de los problemas. Resulta que para el Ayuntamiento de La Coruña, nuestra ciudad y su área metropolitana sólo tiene un Diario. Y si usted no lo compra, nunca estará enterado de lo que se “cocina en la Casa del Pueblo”. Y lo mismo sucede con las Emisoras de Radio. Para el Ayuntamiento de La Coruña y su área metropolitana, sólo existen dos Emisoras: Una, a la que a nosotros, los contribuyentes, nos cuesta unos buenos euros su programa semanal. Y la otra -como órgano oficial del Partido- no se puede negar la comparecencia, salvo que quieras recibir la “condena a muerte” (políticamente).
Pues, a pesar de todas estas evidencias, a pesar de que la única misión de todo político es mantenerse en el poder... al coste que sea... los jamelgos seguiremos con las orejeras puestas y cargados de parásitos... hasta que la muerte nos separe.
Luis de Miranda.