martes, 14 de julio de 2009


Director 2009.07.14.
Hay que ver cuanta agua ha pasado por delante de nuestra vida, desde aquella toma de La Bastilla. Hay que ver cuantos muertos ha costado la toma y destrucción de aquella fortaleza del siglo XIV y convertida en cárcel -para presos políticos- en el siglo XVII. Sin embargo, tal día como hoy, pero del año 1789, el valiente pueblo parisino se levantó contra aquel reinado de Luis XVI, para tres años más tarde instaurar la Primera República: una pobre República que tan solo duró 12 años, ya que Napoleón I, dio nacimiento al Primer Imperio, en 1804.
Pues bien. Para no pecar de mal historiador o por miedo a que la memoria me traicione, quiero dar un gran salto en el tiempo y resaltar que teóricamente -sólo teóricamente- cuantos gobernantes han pasado a lo largo de la Historia de todo País nos han vendido y nos siguen vendiendo las promesas que la mayoría de nosotros queremos oír... pero sin olvidar sus prioridades: mantenerse en el poder por tiempo indefinido y amasar unos buenos dividendos que les permita afrontar el futuro terrenal sin miedo y sin preocupaciones.
Al mismo tiempo, tienen la capacidad de “saltar” (como la figura del caballo lo hace sobre el tablero de ajedrez) del blanco al negro y viceversa sin que se les mueva un solo músculo del rostro. Y uno de los innumerables ejemplos que podía poner al descubierto son las recientes declaraciones que ha hecho nuestra Conselleira de Trabajo, doña Beatriz Mato: “la ley de dependencia no funciona, no cubre las expectativas de los ciudadanos y está llenando Galicia de personas frustradas y defraudadas”.
La señora Mato mostró su preocupación por el estado actual de aplicación de la norma: la que lleva más de dos años de retraso. Sin olvidar, claro está, el “altísimo déficit presupuestario” que afecta a su tramitación.
Pero ya verán ustedes como ahora que el PSOE y el BNG están en la oposición, cargarán sus baterías y dispararán sin duelo contra el gobierno recién llegado, alegando falta de sensibilidad hacia las personas dependientes: las que materialmente tienen muy pocas posibilidades de obtener una plaza en una residencia... cuando ambas formaciones -PSOE y BNG- estuvieron vendiendo humo durante cuatro años y dejando a los dependientes en el más inhumano abandono.
Porque no debemos ignorar que no hay dinero para tantas necesidades sociales; ya que lo mas prioritario es cambiar el nombre de las calles y plazas -por ejemplo- o pagar las facturas de los coches de última gama o gastar en “estampitas” de la Torre de Hércules, cuando quienes más votos nos dieron fueron los residentes en la provincia de Pontevedra, sin necesidad de llenar ventanas y escaparates comerciales con una ordinariez, como fue la “sábana plástica”... de las que miles y miles terminaron en los camiones de la basura. No así, la figura de la Torre, que los comerciantes del barrio de Monte Alto -donde se halla la Torre- se quedaron, nos quedamos sin ella... quizás, quizás, quizás, porque este barrio, como otros más, castigaron la mala política llevada a cabo por el Bipartito que nos gobierna.
Después de todo lo anterior, ahora se puede comprender porqué no se cubrió la información que nos recordase aquel 14 de julio de 1789.
Luis de Miranda.