miércoles, 14 de noviembre de 2007

Director 2007.11.14

Los que ya estamos a pocos, poquísimos, pasos del higiénico crematorio hay algo que nos asusta más que la propia muerte física, y es el ver como saltamos las cuatro estaciones en un abrir y cerrar de ojos. Porque y debido al veraniño de San Martiño, repasamos el álbum de fotos y todavía no hemos terminado de pegar las de las vacaciones estivales, y quedamos sorprendidos, al saltar a la calle, viendo como los grandes almacenes están montando en sus fachadas el “tema de la Navidad”. Porque, aunque nos neguemos a aceptar la realidad, ya estamos en “campaña navideña”, a todos los efectos. Desde ya, nuestros nietos, nuestros hijos, nuestros sobrinos nos cogerán de la mano y nos llevarán hasta las enormes cristaleras que exhiben y resguardan sus propias fantasías. Desde ya, nosotros mismos daremos vueltas y más vueltas alrededor de las joyerías para elegir aquella prenda que le agradará a nuestra hija y a nuestra nuera…y volverá loca de contenta a nuestra compañera de fatigas, a la jefa de la casa, a la madre de nuestros hijos, a la mujer amada… por encima de todas las cosas. Sin embargo, injusticias de la vida, esa gran mujer que cada quien tenemos en el hogar es la que pasa a un segundo plano –porque nuestros hijos ocupan el trono del pequeño reino- y sin embargo será ella la que soporte nuestras rarezas y nuestra vejez, por el mero hecho de amarnos, ya que nuestros descendientes estarán ocupados en la conducción de sus respectivos hogares… y con un poco de suerte estarán presentes en el Tanatorio para recibir los pésames de aquellos que por alguna razón nos dedicarán unos minutos de compañía.En fin, que vienen fechas entrañables, para unos, y de un verdadero “coñazo”, para otros. Pero lo que sí viene para todos es el duro invierno, donde los catarros y la gripe querrán residir unos días en nuestros hogares Pero para que ello no suceda, recuerden todos mis congéneres que ya hemos cumplido el plazo de garantía, que debemos vacunarnos

2 comentarios:

Nostalgias de Tango. dijo...

Un,humelde comentario quiero hacer al respecto. Es Cierto el reloj del tiempo nos marca sin remedio que la Navidad se acerca, por nuestros hogares.
Todos durante unos dias procuramos ser aquello que simplemente olvidamos el resto del año, que simplemente es ser mas tolerantes los unos con los otros.
Yo no adorno, porque claramente aquí lo digo, la Natividad, paso de ser una mera celebración religiosa a transformarse en mero Marketing. (Como bien das ha entender Luis), aparte de querernos bombardear con cualquier producto para sacarnos los cuartos, estan los recuerdos: Familiares... amigos, y toca porque ya llega a la puerta tener que aguantar y escuchar eso que todo el mundo dice "Que bien ya es Navidad". Pues que lo sea para quien quiera... Hombre hay que ser tolerante pero todo el año no porque sea navidad...

Haría falta tantas cosas para que aun que no fuese Navidad fuesemos un poquito mejor y así prosperar la humidad. ¿Sabeis yo que me prengunto a mis 28 años?, ahora os lo comento ¿Porque gastamos tanto en esa cena? Y la respuesta enseguida me la encuentro porque hay que jugar a ser feliz..(engañarnos)y el resto del año es la cuesta de Enero y el Gobierno de turno siempre fastidiando al pueblo obrero.. Suma y sigue que un año nuevo ya viene.
Noelia Queijo Diaz.

Radio Social Atlantico dijo...

Un consejo, sé más optimista, a los 28 aun queda mucho por delante.

Levanta una copa y disfruta de lo que tienes.

La gente tolerante lo es siempre no solo en navidad.

Un beso del que puede ser tu bisabuelo.