martes, 11 de marzo de 2008

Director 2008.03.11
Hoy quisiera recordarles aquello por lo que vengo luchando desde que unos señores muy sabios y moderados decidieron que en mi querida España el sistema de votación ideal era el de D’Hom. Hasta aquí lo decidido y aprobado en aquel entonces. Pero, equis años después y con un comportamiento ejemplar, a nivel mundial, que dimos los españolitos de a pie, hora es de que pasemos a instalar un sistema democrático, donde el voto de un castellano, de un gallego, de un andaluz o de un vasco, tenga el mismo valor… por aquello, y perdóneseme la cita- de que según el artículo 14 de nuestra Constitución “los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna –entre otras- de cualquier otra condición o circunstancia”. Final de la cita.
Leído, releído, una y mil veces, dicho artículo y en pleno siglo XXI, me pregunto… ¿por qué los 300.000 votos que obtuvo el Partido de doña Rosa Díez sólo le dan derecho a un escaño y a igual cantidad de votos vascos, se conceden seis?... Sin decir en ningún momento que esto es ilegal (puesto que fue aprobado por las distintas formaciones políticas, en su día), me resulta, como mínimo, injusto y fuera de toda lógica. Es como si mañana acordasen que cuando se presente un Candidato de raza negra, para cada escaño tendrá que obtener el doble de votos que un blanco, puesto que había sido aprobado en su momento. Me parece absurdo recordarles que Hitler llegó al poder por votación popular y que por tanto contaba con el apoyo de su Nación.
Alto, alto, no se me pongan nerviosos. Ya sé que en nuestra Constitución también reza aquello de “raza, sexo, religión ú opinión”… y también, repito, “otra condición o circunstancia”… donde quizás entren las diferencias de votos, según en que lugar de España ustedes hayan votado.
Les recuerdo que este maldito sistema de votaciones -aún siendo legal- nos va a dar alguna que otra sorpresa, a partir de hoy, en base a los resultados del pasado domingo. ¿Han pensado cuantos millones y millones de euros tendremos que pagar entre todos a Convergencia y Unión, por culpa de este sistema de votaciones?... Claro que como ha dicho nuestra inolvidable Ministra socialista “como el dinero público no es de nadie…”. Y ya no digamos cual no será el coste que tendremos que pagarle a las Vascongadas, en el supuesto de que pacte el señor Presidente del Gobierno de España con el PNV.
Luís de Miranda.