martes, 25 de marzo de 2008

Director 2008.03.25
Alguien me comentó en la tarde de ayer que el exigirle un documento con valor notarial al Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de La Coruña constituía una falta de respeto hacia el máximo responsable de la ciudad.
Es verdad que quienes nos escuchan o leen diariamente y desconocen en profundidad lo que estos ciudadanos solicitan, al leer el argumento anterior pueden llegar a pensar que los vecinos de los barrios afectados por las reubicaciones son injustos. Pero, en honor a la verdad, sólo están recurriendo a aquello que nos califica a cada quien: “por los hechos, les conoceréis”. Y es que después de tanta evasiva , de “sí, pero no”, “vamos a ver”, “estoy seguro de que me creen, como el resto de los coruñeses”, etc., etc…. lo lógico, lo natural es que no le crean, puesto que sus falanges no pueden comprometerse en firme para evitar la llegada de los residentes del poblado de Penamos.
Esto por un lado. Y en el otro, está la asquerosa manipulación que se está dando a la ciudadanía local y externa, en el sentido de que los habitantes de los barrios de Eirís y de Novo Mesoiro son unos repugnantes racistas, al no permitir la residencia de miembros de la etnia gitana… cuando todos saben, sabemos, que eso es falso. Lo que no quieren en esos barrios es a ese grupo de delincuentes, por el bien de sus hijos. (Por cierto, delincuentes fichados, una y mil veces, por las autoridades competentes… y sin embargo se les permite seguir con sus “puntos de venta”). ¿Estamos de acuerdo?... No los quieren porque son delincuentes; no, por ser de etnia gitana. Como tampoco aceptarían a delincuentes apellidados o simples distribuidores de la entonces “saga de los Oubiña”.
Por favor, jueguen limpio que las elecciones ya han pasado. A ver si de una vez por todas entienden, entendemos, que a los delincuentes se les reubica en las cárceles, con demagogia y sin demagogia. Lo que está en juego, en esta desagradable situación es el futuro de los infantes que moran y que en breve morarán en dichos barrios.
En cuanto a usted, don Javier Losada, los coruñeses juzgarán siempre a su Alcalde por sus hechos; no, por sus frases. Por lo tanto, no tome tal desconfianza como algo personal, porque de su honorabilidad nadie duda. Los coruñeses de los barrios afectados lo están juzgando como político.
Luís de Miranda.