sábado, 29 de marzo de 2008

Director 2008.03.29
Jamás me he creído eso del llamado pomposamente “síndrome del nuevo horario”. Y sobre todo, cuando me informan que en las dos primeras semanas el número de bajas por depresión es bastante frecuente.
Con el mayor respeto, me dirijo a los doctores (a ellas y ellos) y les censuro esa facilidad que tienen para con un colectivo de vagos; puesto que cuando esos mismos se van a las Islas Canarias (con la diferencia horaria de una hora) no regresan con un Certificado de Baja por depresión, ni se pasaron en la cama del Hotel las dos o tres semanas de vacaciones. Todo lo contrario. Regresan felices y contentos, como si les hubiese tocado la “Primitiva”, a pesar de tener un desfase de una hora con respecto a la Península. Por lo tanto, señoras y señores que cursaron la carrera de Medicina y posteriormente han hecho alguna especialidad, déjense de firmar esas Bajas por depresión post horaria, pues lo único que están haciendo (con o sin intención) es fomentar la vagancia de unos desaprensivos …eso, por un lado. Y por el otro, darle unas armas a los Patrones para que recurran, cada vez más, a los malditos “contratos basura”, que tan buenos réditos les acarrean. Y en tercer lugar, ayudar a desvalijar el fondo de la Seguridad Social; ya que ese dinero no puede estar etiquetado con el pensamiento de la Ministra del Partido Socialista Obrero Español… y de cuyo nombre no quiero acordarme… cuando su formación moral y visionaria nos hizo saber a todos cuantos cotizamos en la Seguridad Social aquello de “como el dinero público no es de nadie”… que más da que la gente cobre sin trabajar.
De verdad, sigo creyendo que cada vez más nos hemos puesto a la cabeza de los llamados Países Bananeros.
Y que conste que esas prácticas entran en la calificación de “CORRUPCIÓN”, con mayúsculas.
Luís de Miranda.