viernes, 11 de abril de 2008

Director 2008.04.11

Con mayor o menor intensidad a cada uno de nosotros tal o cual composición musical nos transporta a un pasado lejano o cercano… pero pasado, al fin. Un pasado -que por arte de magia –gracias a nuestra fantasía- nos devuelve lo añorado, lo que echamos en falta o lo que debió haber sido y no fue.
Personalmente recuerdo el día en que buscando en la discoteca (cuarto donde se archivaban los discos) de Radio “La Voz de Vigo”, donde trabajábamos 9 profesionales coruñeses, me puse a escuchar a la orquesta de Gleen Miller y… ¡zas!... “Begin de beguine”. Ignoro en que o en quien estaba pensando Cole Porter cuando se enfrentó al pentagrama puro, delante del piano. Quiero pensar que recordó lo mismo que yo en aquella hermosa etapa de mi recién estrenada “edad adulta”: cuando el tener que dejar atrás a los compañeros de estudios y de trabajo es algo que nos marca para siempre. Y si a mayor abundamiento le sumamos la nostalgia que sentimos al separarnos de la persona que amábamos en el entonces aquel… las lágrimas que hemos derramado ayer; hoy, al recordarlo, nos provocan una sonrisa… con unas pequeñas ansias de curiosidad. ¿O no?...
Cuando llega la hora de abrir el programa “Vecinos”, cada semana, en mi mente se agolpan escenas que enriquecieron mi formación como hombre, así como las de mis ex compañeros y las de mis ex vecinos de calle. Claro que, en cada uno de aquellos personajes albergó otra composición distinta a la mía. De ahí que tanto allá, en Vigo, como en París, presenté y dirigí durante años un programa titulado “Un recuerdo y una música”, cuyo autor de aquella idea fue un coruñés llamado José Enrique Álvarez del Castillo. Y me gustaría, con la ayuda de muchos de ustedes, recuperar ese programa para que ustedes nos escribieran diciendo qué recuerdos les trae determinada melodía… y aclarar de una vez para siempre, que en el programa matinal de la Cadena COPE y dirigido por el señor Jiménez Losantos, no se menciona al autor de esa idea. Y el autor, repito, se llamó José Enrique Álvarez del Castillo, Sub Director de Radio Juventud de La Coruña y de Radio “La Voz de Vigo”.
¿Entienden ahora por qué caigo tan antipático en un pequeño sector de la sociedad y en la casi totalidad de mis compañeros de profesión?... Porque los honorables maestros que he tenido me enseñaron a no mentir y a no robar… ni siquiera las ideas de otros. Y me gusta entregarle al César lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios… pero para llevar a cabo esa máxima hay que tener unos buenos cajones en la mesa y no depender de nadie, absolutamente de nadie… ¿Quedó claro o tengo que repetirlo?...
Luís de Miranda