martes, 22 de abril de 2008

Director 2008.04.22

Cada día que pasa estoy más convencido del dicho que dice “de las aguas mansas líbreme Dios; que de las otras, me libraré yo”.
Cuando don José María Aznar, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, y por decisión propia nos dejó a todos los españoles como sustituto suyo a don Mariano Rajoy para que ocupase La Moncloa, una vez ganadas las elecciones, en las filas de los votantes de la derecha española se miraron los unos a los otros, preguntándose que si resultaba tan eficaz como demostraba en el Congreso de los Diputados, pues… honor y gloria.
Pero resulta que adelantándose a la casi seguridad de que el Partido Popular volvería a ganar las elecciones por goleada, alguien… alguienes… tuvieron la maldita idea de provocar un atentado… y darle La Moncloa en bandeja de plata al Partido Socialista Obrero spañol: táctica ésta que suele dar siempre buen resultado para alcanzar el poder, como se ha vuelto a demostrar en este año de 2008, en vísperas de elecciones. Y para ello sólo hace falta envolver tales “accidentes” (como los define don José Luís Rodríguez Zapatero), con una buena campaña de desprestigio hacia el contrincante y acercando el ascua a la sardina.
Primera derrota de don Mariano Rajoy que no nos supo informar de lo que no se puede prever ante una Organización terrorista, cuando los servicios de información del entonces Partido de la Oposición daban datos y pelos de quienes y por qué atentaron contra los viajeros de los trenes. Tampoco nos han sabido informar, hasta el presente, de qué sucedió en el helicóptero donde iban la señora Presidenta de la Comunidad de Madrid y el aspirante a La Moncloa… y mucho menos de porqué se han perdido estas elecciones, cuando se trató de sustituir al peor gobierno español, desde el año de 1977.
Pues bien. Si con esas “cartas a favor”, usted, señor Rajoy, perdió las elecciones, ¿cómo diablos piensa ganar las próximas?... ¿Entregándose a los brazos de don José Luís Rodríguez Zapatero?... ¿Aceptando que en la “piel de toro”, la lengua de Cervantes pase a segundo plano, en algunas Comunidades, y desaparezca, en otras?... ¿Echando fuera del Partido Popular a todos aquellos militantes que no piensen como usted?...Esta última reacción es la demostración del inicio de este comentario “lobo con piel de cordero”, ya que una vez quitada su careta nos ha demostrado que es usted más dictador que los inolvidables Mussolini, Hitler, Stalin o los actuales Hugo Chavez, Fidel Castro y hermano, Hugo Morales… y nuestros alumnos españoles, en prácticas.
Señor Rajoy, es usted una persona con una formación profesional extraordinaria… Por favor, no se complique la vida y dedíquese a lo que ha estudiado… los diez millones de sus votantes y la propia España se lo agradecerán.
Luís de Miranda