jueves, 24 de abril de 2008

Director 2008.04.24

Como si se tratase de una maldición, cuando ayer “colgué” mi comentario diario en el blog de la Emisora, el apellido del socialista José Valverde se convirtió, como por arte de magia, en algo ilegible. Pero hoy queda aclarada tal errata. No lo de que los niños y los jóvenes, los que –según ese diabólico cerebro- deben ser educados por el Gobierno… y no, por los padres. La errata es lo referente a su apellido.
Otra maldición vigente es la situación política que estamos viviendo en torno al barco pesquero, en aguas de somalíes. Para mí. el ejemplo lo ha dado Francia hace poco, cuando fue tomado por la fuerza un yate de ciudadanos franceses: aviones-caza enviados en pocas horas al lugar… fuego… cuatro piratas muertos y los seis restantes detenidos… y recuperación del yate. Pueden ustedes estar seguros, que los Piratas que operan en el Océano Índico, cuando vean un pabellón francés (azul, blanco y rojo) se lo van a pensar treinta veces, antes de “tocar” alguna propiedad de un ciudadano francés. Por lo tanto, a partir de ahora, a la Nación francesa la van a respetar, les guste o no les guste la idea a los piratas, a los demagogos y a los simpatizantes con la extrema izquierda. Mientras que en nosotros, los Piratas han encontrado una mina de oro, porque ya saben de antemano que la Nación española no dispara a nadie (pues, como les dijo don José Bono a nuestros soldados “prefiero un soldado muerto, antes de que tire un solo tiro”). Así que preparémonos a sentarnos durante semanas y semanas y escuchar como las “negociaciones con los Piratas” (prohibidas a nivel internacional) van “viento en popa, a toda vela”… mientras las tripulaciones retenidas en Somalia se mueren de asco y ansiedad.
¡Ah!. Si es verdad que el pabellón del barco era la bandera de La “Ikurriña” (puesto que los vascos no se consideran españoles), ¿por qué, entonces, no se traslada la ETA hasta Somalia y libera a los ocho compatriotas?. Al fin y a la postre, ellos están acostumbrados a los coches bomba y a los tiros en la nuca… Por consiguiente, dicha operación de rescate para la Organización terrorista debe ser como una operación de entrenamiento o un juego de niños. Y a nuestros seis gallegos, y en un gesto de patriotismo, enviamos a los GRAPO… Con lo cual, todos los marineros retornarán a sus casas inmediatamente y el barco retornará a la base correspondiente a su pabellón.
Estoy seguro de que si esas ideas que acabo de exponer se llevasen a cabo (ya que nuestros Ejércitos no pueden usar las armas, en la defensa de los españoles), a nuestra Nación y a Francia nos respetarían en los Mares y en secano.
Luís de Miranda.