martes, 29 de abril de 2008

Director 2008.04.29

Me gustaría que alguien de ustedes me remitiese una nota en la que pudiese saber cuan equivocado estoy, respecto a la situación que han generado los piratas del área del Océano Índico. Y es que cuando se entra en contacto con delincuentes, los pelos de la cabeza se me ponen como escarpias.
Hasta donde uno puede llegar a saber y entender, ningún País del mundo civilizado está autorizado a negociar con Piratas… y sin embargo nosotros, que somos la verga de Triana, nos pasamos los acuerdos internacionales por el mismísimo “arco de triunfo”, provocando –otra vez más- “el efecto llamada”: a partir de esta fecha, los Piratas pueden entrar a saco en toda el área del Índico, puesto que estamos dispuestos a entregarles ingentes cantidades de dinero, a cambio de la nave y su tripulación. O sea que nuestro Gobierno ha inaugurado una nueva fuente de negocio. Ahora sólo falta organizarse… crear una Sociedad del tipo que sea…registrarla en las Islas Shechelles o en Suiza o en Barbados… buscarse unos buenos Asesores Jurídicos para negociar con los Abogados ingleses… y a ganar todos los millones que uno pueda imaginar. Y al mismo tiempo, ayudar a nuestro Gobierno a reducir el paro.
Entiendo la alegría de esas esposas e hijas de la tripulación. Pero la alegría de ellas se multiplicará por mil , por dos mil o por cien mil las lágrimas de otras madres e hijas… ya que, quizás, las próximas piraterías no estarán apoyadas por gobiernos socialistas, donde todo ataque al capital es siempre bien recibido. ¿Por qué?... Porque , para esos miles de demagogos, los piratas representan a una sociedad explotada por el insaciable e inhumano capitalismo.- Por lo tanto, lo único que están haciendo es sacarle dinero a los explotadores…para alimentar otro tipo de terrorismo.
Estoy deseando oír a nuestro Ministro de Exteriores para que nos diga –sin luz y sin taquígrafos- quien tomó la decisión de negociar con los Piratas y porqué se autorizó tal barbaridad. Pareciera, sólo pareciera, que a nuestro Gobierno le encanta negociar con todo tipo de terroristas. Actúa cual borracho ante una botella de vino… y sin medir los muertos que causará en un futuro cercano: los mismos que se traga la mar cada día, desde que nuestro ex Ministro, Señor Caldera, abrió la veda a cien millones de habitantes del África negra, que esperan ansiosos cruzar el estrecho.
Luís de Miranda