miércoles, 7 de mayo de 2008

Director 2008.05.07

Toda aquella persona que sea medianamente responsable del porvenir de sus descendientes estará de acuerdo en que un Pais (sea del color que sea ó del sistema político, o militar que hayan acordado o impuesto) en el que su Poder Judicial está colapsado, que su oposición política no existe, que sus medios informativos existentes están en manos del Gobierno y en un porcentaje del 98 ó 99% y que a sus Fuerzas Armadas las tratan como a los párvulos, en clase… es un País que más pronto que tarde girará 180 grados e implantará una férrea dictadura, superior a las ya conocidas. Y si en nuestra querida y recordada España esto sucediera, la responsabilidad recaerá en un solo hombre: don Mariano Rajoy… al que ya se empieza a conocer en los bajos fondos de la política como el “Ministro de la Oposición”. Porque no me negarán ustedes que desde el pasado 9 de marzo, aquel aspirante a ocupar La Moncloa ha desaparecido totalmente de la arena política. Y lo único que sabemos de él es que está desguazando el Partido de la derecha española… y facilitándole el camino al Partido de Gobierno.
Señor Rajoy, aquí en La Coruña, a pesar de las falsas informaciones que hacen llegar los separatistas y los socialistas, esta ciudad es y será de tendencia liberal, donde todas las familias con ascendencia social reconocida nos conocemos, desde mediados del siglo XIX. Otra cosa muy distinta son las nuevas corrientes que se han incorporado desee el final de la década de los 60: los aspirantes a formar parte de la sociedad coruñesa de vieja solera; los que sin llevar nuestra sangre se empecinan en imponernos un sistema de vida proletaria e importada de Países productores de miserias humanas y los que simplemente han llegado a La Coruña para deshacernos por dentro y por fuera: al fin y al cabo esta no es la villa que los vio nacer, ni la que los ha educado… y por tanto les importa tres pepinos la ciudad en sí y mucho menos las familias que la han forjado con sangre, sudor y lágrimas. Pues, si le hacemos caso a las llamadas telefónicas que recibimos en esta humilde Emisora, pienso que a usted ya le han votado el pasado 9 de marzo… y por última vez.
¡Ah!... Cuando los simpatizantes de las izquierdas lean esto o lo escuchen a través de la Radio, dejarán de tildarme de fascista, asesino y no sé cuantas cosas más, dentro del lenguaje que usan los de siempre… y sin conocerme de nada.
Luís de Miranda.