miércoles, 14 de mayo de 2008

Director 2008.05.13

Reconozco que como psicólogo me moría de hambre, porque no doy una, ni por casualidad. Sin embargo, existen personajes que por una desmesurada ambición de poder, pierden el “oremus”, la vergüenza y la proporcionalidad de todos los eventos. En este caso concreto me estoy refiriendo a nuestros políticos de las 17 autonomías. (Digo “autonomías”, porque la palabra España y la mantilla española y cualquier otro objeto que haga referencia a la antigua “Hispania” está prohibida por los Partidos de Izquierdas. Y la demostración de ello estuvo en el comportamiento de las mujeres que ocupan puestos políticos en el Ayuntamiento, que se negaron a vestir nuestra muy nacional y muy elegante “mantilla española”).
Pues ya se habrán enterado del desmantelamiento del Partido Popular por parte de su Presidente actual, don Mariano Rajoy. El problema que se le está presentando a este dictador del tres al cuatro, es que la gente de valía se le está escapando y colocándose enfrente de él. Ya no sólo está doña Esperanza Aguirre y el señor Galardón, sino que se le acaba de enfrentar doña María San Gil (la representación más honrosa y valiente de cuantas personalidades están amenazadas de muerte por ETA). Y a ella se unieron quienes también estaban encargados de la Ponencia Política que el Partido Popular tiene pensado presentar en su XVI Congreso Nacional y que tendrá lugar en la ciudad de Valencia los días 20,21 y 22 de junio… Estas personalidades son doña Alicia Sánchez Camacho y don José Manuel Soria.
Ah!. A parte de lo que está sucediendo en las altas esferas del Partido Popular, en Galicia, por ejemplo, ya comenzó “la retirada”: Y la lista inacabada la encabezará don José Luís Baltar, Presidente de la Diputación de Orense, porque según la entrevista que le concedió a Europa Press, avisó de que no quiere seguir al frente del Partido Popular orensano. Y un poco más adelante dejó claro, muy claro que “este Partido Popular tenemos que democratizarlo cada vez más. Y democratizarlo es darle la palabra las más de las veces a los militantes y que ellos decidan”.
Señor Rajoy, es una pena que el concepto que tenían de usted más de diez millones de fieles votantes, se lo esté cargando usted por mero capricho… Lo elegante, por su parte, sería entregar el bastón de mando al Presidente del XVI Congreso Nacional y que sean los militantes los que decidan su futuro y el del Partido. Sin embargo, debido a su prepotencia y a no haberse enterado de que usted ya ha perdido dos elecciones, una gran mayoría de los compromisarios se encargarán de sacarlo por la puerta trasera el próximo 22 de junio. Al fin y al cabo usted ha elegido tal opción.
Como gallego y coruñés de Betanzos, estoy siguiendo como mucho cuidado el comportamiento del señor Núñez Feijóo, ya que me semeja a una burda clonación del señor Rajoy: ejercer de gallego en las escaleras, como si sus votantes necesitaran unas severas sesiones de psicoanálisis. Como si los millones de gallegos y/o residentes en Galicia no supiésemos donde tenemos la mano derecha… para poder circular con un vehículo motor. O que tenemos que detenernos cuando los semáforos nos presentan la luz roja: cosa que sus chóferes no hacen, cuando transportan a uno de ustedes, ya que son la encarnación divina de la anarquía… donde las leyes están para ser cumplidas solamente por los apestados y por el proletariado. Y ustedes, con perdón, son de una casta con “pedigrí”.
Luís de Miranda.