sábado, 7 de junio de 2008

Director 2008.06.07

Me sorprendo cuando releo mis comentarios de hace un año o seis meses y me encuentro de bruces con la realidad (esa situación tan tozuda que pone a cada quien en su sitio). Y la maldita realidad me va dando la razón, como si yo fuese “el Raphel” de turno o el adivino de Monte Alto. Y en honor a la verdad se trata simplemente de ver los toros desde la barrera e ignorar esa odiosa asignatura llamada “demagogia”.
Si refresco la memoria de ustedes recordarán que la situación de la burbuja inmobiliaria la predije como algo muy grave y la que irremisiblemente arrastraría toda la economía del País, convirtiendo a la Banca en Agencia Inmobiliaria, al caer en cascada un porcentaje muy alto de viviendas que tendrán que ser embargadas, por no poder hacer frente a las hipotecas; a las diecisiete autonomías en campos de concentración de parados y a la llamada de cien millones de negros que están esperando pisar tierras de España… los que sin quererlo provocarán una inseguridad personal, como jamás ha habido.
Pues bien. Si han tenido algunos de ustedes acceso al blog de esta Emisora de barrio y si hubiesen tenido la oportunidad de escuchar las llamadas telefónicas que hemos recibido, se quedarían boquiabiertos de los insultos que me han dirigido los demagogos y los parásitos que viven a cuenta de nuestros impuestos y de los que tristemente simpatizan y apoyan al poder establecido.
Pero ya ven ustedes y como digo con asiduidad, la realidad es tan tozuda, que a todas esas personas que me calificaron y califican de mil y un “alias”… en el momento actual guardan un silencio sepulcral. Y es que no se puede ir por la vida soñando con “pajaritos preñados”, puesto que las aves son ovíporas. Y por muchos argumentos que nos haga llegar el señor Solves , sólo hay que volver la vista a los años del Felipismo y recordar cómo ha dejado nuestro Ministro de Economía la idem española. Y nuestro Presidente del Gobierno -según dijo en su día el señor Sevilla- no puede decir nada ya que no tiene idea de cómo se mueven las economías.
Lo más triste de esta peligrosa situación es que nadie con responsabilidad nacional mueve un solo dedo. Todo el Gobierno en pleno espera que la fruta al madurar caiga del árbol por si sola. Y en economía bastan tan solo 24 horas para que un País con futuro se convierta en una Cuba de Fidel o en una Venezuela de Chávez o en una Bolivia de Hugo Morales.
Ojalá que dentro de un año este comentario solo haya sido una falsa alarma. De verdad, que por esta vez y sin que sirva de precedente, deseo que tengan razón mis detractores.
Y para que todo no sea negativo, todos cuantos colaboramos en Radio Social Atlántico les damos las gracias por su fidelidad y les recordamos que el 8 de junio de 2006, nuestro Excmo. Presidente de la Diputación de La Coruña, don Salvador Fernández Moreda, nos concedió el honor de inaugurar nuestras instalaciones.
Luís de Miranda.