lunes, 16 de junio de 2008

Director 2008.06.14

La semana pasada les recordaba a las alumnas que están haciendo sus prácticas en esta Emisora que cuando un entrevistado nos confiese algo fuera de micrófono, esa posible primicia informativa debemos guardarla en el cajón más secreto de nuestro escritorio, si aspiramos a que en el próximo futuro se nos respete como periodistas y como simples ciudadanos.
El día 3 de este mes, a las cinco y media de la tarde, tuve una larga entrevista con don Carlos Marcos. Y durante el tiempo que empleamos en bebernos unos botellines de agua mineral, mantuvimos un intercambio de puntos de vista y de informaciones, que se me pidió mantenerlas en secreto, hasta que saliesen a la luz pública… Y efectivamente, cinco días después el Diario “La Voz de Galicia” hizo público aquello que hablamos en su despacho el señor Marcos y un servidor de ustedes, mientras esta Emisora seguía guardando silencio. Más hoy, y ya por segunda vez, se conoció el acuerdo entre los señores Marcos y Corcoba, levanté el teléfono y me puse en contacto con uno de ellos, para que el próximo jueves, día 19, pueda entrevistarlos, dentro del programa “Vecinos”.
Ustedes recordarán que entre los aspirantes a la Alcaldía de La Coruña, y durante más de tres meses, cada jueves entrevisté a los señores Carlos Negreira, Carlos Marcos, Fernando Rodríguez Corcoba y Henrique Tello (don Javier Losada y su Jefatura de Prensa tiene vetada esta Emisora, por no aceptar ningún tipo de crítica) y debido a las centenares de entrevistas realizadas, a los señores Corcoba y Marcos les dije por activa y por pasiva que estaban obligados a entenderse si querían llegar al Consistorio de María Pita. Y ya ven ustedes, mi experiencia me dio la razón. Con la suma de votantes de ambos hubiesen obtenido tres escaños… más los que consiguió don Carlos Negreira… el panorama político de nuestra Alcaldía hubiese sufrido un giro de 180 grados.
Que conste que personalmente, y por la imparcialidad que me caracteriza, ya que no somos ninguna planta parásita (económicamente, hablando), nuestras vidas privadas no han sufrido ningún deterioro. Quizás, lo único que echamos en falta es la ausencia de democracia para con nosotros. Pero, por otra parte, es entendible cuando nos topamos con gente a la que se le atraganta la democracia… situación que jamás conocimos con el actual Embajador cerca de la Santa sede, don Paco Vázquez. Todo lo contrario. Nuestras críticas le servían de guía y orientación. Y la prueba inequívoca es que al día de hoy todavía mantenemos un respeto mutuo que solemos demostrárnoslo cada vez que nos encontramos.
Luís de Miranda.