miércoles, 23 de julio de 2008

Director 2008.07.22

Como ya sabrán todos ustedes hoy es un gran día para el Partido Socialista Obrero Español, puesto que cumple los cien primeros días de su segundo mandato con grandes éxitos y con los deberes cumplidos, según nos anunció a “bombo y platillo”, Pepino Blanco. Lo que me molesta y molestó siempre de este lucense es que nos trate a los cuarenta millones de españoles como vasallos que tenemos mucha menos formación cultural y moral que él; que hemos leído menos libros que él; que hemos viajado y conocido menos Países que él; que hemos vestido trajes de Firmas menos costosas que él y que hemos comido más bazofia que él.
A mi me parece muy bien que el señor Blanco milite y defienda una idea política tan respetable como la de otros. A mi me parece bien que el señor Blanco le quite hierro a la delicada y peligrosa situación actual. A mi me parece bien que su misión sea la de publicitar la labor de su gobierno. Pero de todo esto a que insulte a propios y extraños ya no me gusta tanto. Es más, no me gusta nada de nada.
Señor Blanco, por aquello de que nos puedan tildar de desafectos al régimen actual, le ruego encarecidamente que le diga a cualquiera de sus vasallos que le lea y le explique el contenido de un editorial del Diario “El Pais”, de fecha 22 de julio de 2008. Salvo que dicho Diario (y le pido perdón, por ello) no sea afecto al régimen socialista. De todas formas, le resulte simpático o no tal Diario, insístale a su “leedor” que se vaya a la página 15. Verá usted que fácil le va a resultar entender que ganaron las últimas elecciones mintiéndole a sus propios votantes, al decirles que en el mes de abril (¡que ya pasó!) desaparecía este pequeño desajuste internacional.
Gracias a usted he llegado a una conclusión muy sencilla: que la culpa de todo este desastre la tienen el señor Aznar, por haberse hecho una foto en las Azores; y Franco, por haber ayudado a Hitler con la División Azul; y la Iglesia por haber inventado la Santa Inquisición; y el gran Magno (acuérdese que hubo Alejandro y Carlo… ¿o no? ) por haber luchado contra los sajones, etc., etc., etc.
Menos mal que todos ustedes ya tienen garantizadas unas buenas jubilaciones, porque de tener que acudir al mundo laboral privado no creo que les pagasen más de mil euros mensuales… Perdón, quería decir, anuales.
Luís.