lunes, 28 de julio de 2008

Director 2008.07.28

Reconociendo de antemano que todo político es un mal necesario (otros llegan a decir que son un cáncer necesario para la sociedad actual), a la fecha de hoy me sigo felicitando por no haberme acercado a esa profesión, pues propuestas –tanto en mi querida España como en mi otra nacionalidad- no me han faltado a lo largo y ancho de mis últimos treinta años. Y no he aceptado por una simple razón: porque la formación que he recibido de mis padres y maestros me prohibe mentir… aún a costa de jugarme el trabajo y la vida. De hecho he jugado “el juego de la verdad” en dos Países distintos y con dos culturas distintas. Y habiendo corrido ese gran riesgo llegué a la conclusión que la verdad es entendida en todos los idiomas y dialectos que podamos imaginar. De hecho, en un punto muy cercano a las Guayanas y Brasil y dentro del territorio venezolano, existe una tribu que no saben lo que es mentir. Y esta información me la dio un sacerdote nacido en Monforte de Lemos y que lleva muchos años por aquella frondosa vegetación.
Aparcado este preámbulo, me molestaron las declaraciones de don Francisco Jorquera (portavoz del B.N.G. en Madrid) cuando declaró –tras la reunión del señor Presidente del Gobierno de España con el Jefe del Primer Partido de la Oposición (en el supuesto de que tuviésemos un Partido que hiciese oposición), que calificaba positivamente el entendimiento PSOE-PP, siempre que no haya “pactos cerrados” entre ellos y que excluyan al resto de las Fuerzas Políticas.
Ignoro si a ustedes les pasa lo mismo. Pero a este servidor de ustedes, cuando oye demagogia de este calibre, el estómago me pega un latigazo y me provoca automáticamente ganas de vomitar. ¿Cómo se puede ser tan caradura, en el mundo político?... cuando en el Ayuntamiento de La Coruña el bipartito PSOE-BNG o BNG_PSOE (por aquello que el orden de factores no altera el producto, pero puede provocar envidias) ignora totalmente al Partido más votado por los coruñeses. Ahí si que el señor Jorquera no tiene nada que alegar, puesto que es sabedor que cuando se tiene el poder, nada ni nadie tiene derecho a preguntar y mucho menos a reclamar. Los “pactos cerrados” que acuerde el gobierno bipartito de La Coruña están apoyados y legalizados por un sistema de votaciones aprobado por todos, pero anti democrático, les guste o no oír a unos y otros. Así que lo que no merece reproche en La Coruña tampoco lo merece en Madrid. ¿De acuerdo, señor Jorquera?...
Lamento no tener la formación y cultura de nuestro Jefe del Estado, porque le diría exactamente lo mismo que le dijo él al golpista venezolano, camarada Hugo Chávez: “¡A ver si te callas!”.
Señoras y señores radioyentes, ¿entienden ahora por qué nunca he querido abrazar la posibilidad de ocupar un puesto político?. Ni mi estómago ni mi religión me lo permitirían.
Por cierto, ¿se han imaginado la cantidad de “puñaladas traperas” que se van a intercambiar los representantes del PSOE y los del BNG para ocupar la Concejalía de Infraestructuras, que deja vacante doña Mar Barcon? No olvidemos que esa Concejalía (a nivel local) o ese Ministerio (a nivel nacional) es lo primero que exigen los Partidos que prestan ayuda para que el Partido ganador o no de las elecciones pueda gobernar?... ¿Por qué será?.
Luís de Miranda.