viernes, 18 de julio de 2008

Director 2008.07.18

Pienso que lo más resaltable en un día como el de hoy, es ver en ciertos Diarios impresos la fotografía de don Juan Carlos I (Rey de España) y don Adolfo Suárez ( primer ex Presidente del Gobierno de España) paseando por los jardines del domicilio del Duque de Suárez. Nos resulta doloroso a quienes hemos creído en aquella transición que se ha llevado a cabo en España (dando ejemplo a nivel mundial, de cómo se pasó de un régimen dictatorial a una dudosa democracia) , como una maldita enfermedad puede destrozar mentalmente al mejor e imparcial político que hemos tenido. Es más, a quien, y por el bien de España, hizo de tripas corazón y dejó participar en la escena política al máximo responsable de la vergonzosa y salvaje matanza de Paracuellos del Jarama. Por cierto, otra especie de 11-M que no aparece –de momento- en las páginas de “la memoria histórica”.
También nos resulta doloroso de que en ciertos rincones de España y en ciertas ocasiones, y ante la Presencia de los titulares de nuestra Casa Real no se interprete el Himno Nacional o no se hice la enseña “rojo igualda”. Y corriendo el consabido riesgo que ello supone, si don Adolfo Suárez estuviese ocupando La Moncloa, en este último quinquenio, me jugaría mi propia vida, a que NO permitiría tales ofensas a quien representa la Jefatura del Estado. Y no lo consentiría porque si supo “pasar página” para que cuanto antes olvidásemos el rencor que cada uno de nosotros guardamos en lo más profundo de nuestra sensibilidad y respeto por nuestros muertos , tampoco le temblaría la mano para colocar a cada uno en el lugar que tiene que estar, según nuestra aprobada Constitución. Y si lo ponen en duda, recuerden el 23-F cuando le recordó a quien portaba una pistola en la mano, que todavía era él el Presidente del Gobierno de España… mientras que el resto de la Cámara (excepto el de Paracuellos) besaba la alfombra… costumbre que no han perdido muchos de ellos cuando se trata de poner los puntos sobre las íes a la Constitución.
¡Ah!. Les recuerdo que hasta finales de agosto la juventud que nos adorna esta Emisora están de vacaciones bien merecidas, tras un año de estudios. Así que ciertos programas pasan a un corto receso.
Gracias por su comprensión.
Luís de Miranda