viernes, 1 de agosto de 2008

Director 2008.08.01

Al cumplir con la obligación que me impuse, hace más de dos años, de escribir un comentario diario, llegó un momento en que llegué a creer que estaba viendo fantasías y que mi formación moral y humana no encajaban con la realidad actual. Pero hete aquí que leyendo en el día de ayer la página “Cartas al Director” me encontré con una firmada por don Ángel Sánchez, de La Coruña, y titulada “¿Falar de qué?”, que me dejó boquiabierto y con un sabor dulce; ya que somos dos, como mínimo, que estamos cabreados con lo que nuestros políticos intentan hacer con nuestros infantes y jóvenes, al insistir en que dominando la Lengua Gallega las puertas del mundo laboral se les abrirán de par en par, en los cinco Continentes y jamás conocerán las listas del paro.
Miren ustedes, y esto ya parece un disco rayado, ¿por qué no se preocupan en evitar los cientos de miles de desempleados que generará la grave crisis actual?... ¿Es que para ustedes, los anti castellanos parlantes, el que el PIB solo haya crecido el 0,1% no les preocupa?... ¿Y qué nos dicen del constante crecimiento de las tasas de morosidad?... El que las riquezas de Galicia renten para los demás, ¿tampoco merecen mas atención que la eliminación de nombres de más de 70 años?... ¿Y por qué no se paran a estudiar el que se esté poniendo en peligro la seguridad de la vida humana en la mar, gracias a que Fomento no corrige las bases del concurso convocado para adjudicar la prestación del Servicio de Socorro para la seguridad de la vida humana?... ¿Dónde está la convocatoria prometida por los socialistas de cien plazas de agentes policiales?... ¿Dónde está el informe del edificio que hace más de cinco años se vino abajo, en el nº 2 de la Travesía de Padilla, y cuyos inquilinos siguen esperando una compensación por el derrame?... ¿Y qué estamos haciendo para que el tren directo a Barcelona deje de venir a La Coruña, porque todavía este tramo no está electrificado y sí lo pueda mantener Vigo?...
No importa, sigamos fomentando el rechazo hacia la Lengua de Cervantes (usada por más de quinientos millones, como Lengua materna, y unos 250 millones más, como segunda Lengua) y “fabriquemos” millones de analfabetos para que podamos subvencionarlos, ponerlos a cuatro patas y hacer con ellos lo que nos venga en gana. Claro que para eso hemos “inventado” la asignatura “Educación para la ciudadanía”. Y una vez hayamos “clonado” en un pensamiento único a las futuras generaciones, podremos vivir a niveles que jamás nadie haya soñado.
¡Que viva el pensamiento único y nuestra Lengua!
Luís de Miranda.