lunes, 8 de septiembre de 2008

Director 2008.09.04

Menos mal que no sufro depresión alguna, porque de lo contrario y con las declaraciones que ha hecho el señor Pepiño Blanco, el martes pasado, es para echarse al monte y transformarse en un delincuente. ¿Alguno de ustedes puede asegurarme que tales declaraciones sobre la situación socio-económica que estamos sufriendo y que aseveró el segundo hombre más fuerte del poder actual tienen alguna lógica o base?... ¿Acaso estaré equivocado y es cierto que los españoles no tenemos motivo para rebatirle al señor Pepiño Blanco de que en España se vive estupendamente bien y que sólo unos pocos lo están pasando un poco mal?... ¿Los “unos pocos” son los más de dos millones y medio de parados?... Porque a este alto cargo del Partido PSOE se le olvidó añadir que todavía faltan un millón de ciudadanos que también pasarán a las listas del paro, en un espacio de diez a doce meses. O sea que, dentro de un año, en España estarán alistados en el INEM tres millones y medio de padres, madres, hijos, hermanos , con nombre y apellidos, y por consiguiente sin perspectivas de futuro. Y un altísimo porcentaje de ellos se quedarán en la santa calle y a la luz de la luna, llorando la pérdida de sus viviendas… porque no podrán hacer frente a las hipotecas o a los simples alquileres.
Y yo me pregunto con gran preocupación: ¿este ejército de tres millones y medio de desesperados no terminarán generando una desestabilización social?...

Para el señor Pepiño Blanco, para los Sindicatos UGT y CC.OO. y para los fieles votantes del PSOE quizás la situación socio-económica actual de España es tan solo una burda propaganda del Partido de la Oposición y de los agoreros de siempre; ya que vivimos en el mejor y más próspero País de la Unión Europea.
“Cuidado con jugar con fuego, porque como padre y abuelo que soy jamás permitiré que por una mala gestión mis hijos y nietos terminen en el cementerio o en la cárcel, como daño menor”… me dijo en la tarde de ayer un capataz de la construcción, que pasó a las listas del paro a finales de junio.
Espero (aunque ya sé que “perro no come perro”) que los Sindicatos pongan en práctica aquello que preconizan a diario: la defensa del proletariado. Porque, hasta donde llego a comprender, lo único que hicieron y hacen es meter cizaña en las mentes de los asalariados, para que combatan contra el capital. Todavía no conozco ningún caso en que se preocupen por los que están buscando trabajo. Y no lo hacen porque el poder está en manos de la izquierda… y no son tan tontos como para tirar piedras a su propio tejado.
¿Por qué me acaba de venir a la memoria lo de “socialismo o muerte”?... Quizás la realidad sea más contundente: “socialismo y muerte”.

Luís de Miranda