viernes, 17 de octubre de 2008

Director 2008.10.17

Ayer al mediodía, los altos ejecutivos de la Cadena “Dolce Vita”, de Portugal y España, nos reunieron a los medios de comunicación para mostrarnos aquello que, a partir de hoy, podremos disfrutar todos los coruñeses.
La marca Dolce Vita se ha convertido en una de las cadenas de centros comerciales más reconocidos de Europa. Pues bien. Tenemos que agradecerles a los accionistas que después de haber elegido Madrid se hayan inclinado por abrir el segundo de España en la ciudad de Ferrol. Y el tercero… desde las nueve de esta mañana, en La Coruña.
¿Qué supone para nuestra ciudad este nuevo centro comercial?
En principio, supone la entrada en el mercado laboral de cerca de 4.000 personas. Segundo, que cuanta mayor competencia haya, los clientes actuales y futuros buscaremos aquellas vías de calidad y precio… y éstas inequívocamente se inclinarán hacia la realidad económica de cada hogar. De ahí que, a partir de hoy, tanto El Corte Inglés como el Centro Comercial Cuatro Caminos (que son quienes están en un porcentaje más o menos reseñable) tendrán que modificar sus políticas de venta o pechar con las consecuencias de una rentabilidad acomodada en la rutina. Porque con la llegada de nuevas Firmas comerciales, se plantean dos realidades. Una, la de una generación nueva y mejor preparada va a ofertarnos aquello que no somos capaces de ver. Y dos, la modernidad, la comodidad y la luz debidamente analizadas y valoradas en el más extenso sentido de la palabra. Porque tenemos que ser conscientes de que las ideas de los años 80 y 90 (atractivas en aquellos momentos), a estas fechas han quedado obsoletas. Y además porque la mentalidad de los comerciantes de entonces, nada tiene que ver con los actuales y revolucionarios sistemas de mercadeo. Hoy exigimos respuestas concretas, educación extrema y calidad garantizada. Y ante esta recesión anunciada, los grandes estudiosos de los mercados nacionales e internacionales no tienen dudas para invertir en grandes cadenas comerciales, y al mismo tiempo, formar y aconsejar a sus clientes y accionistas.
Así pues, bienvenida a nuestra Ciudad, la cadena Dolce Vita, a la que le deseamos muchos éxitos, por el bien de todos nosotros.
Luís de Miranda.