miércoles, 31 de diciembre de 2008

Director 2008.12.31

Ahora sí, después de un poco más de siete meses, nuestro responsable nacional de las finanzas y el Presidente del Gobierno de España, que se ha reconocido que estamos en recesión… en una fuerte recesión, añado, por mi cuenta y riesgo. Y curiosamente nosotros los españoles jamás tenemos culpa de nada de cuantas desgracias nos caigan encima: la culpa será siempre de un tercero. Y bajo esta máxima, de echarle la culpa a quien pase por ahí, en ese instante, el señor Rodríguez Zapatero ganó las elecciones y “montó” un régimen unidireccional, gracias al apoyo de unos radicales que se permiten el lujo de desobedecer y pasarse “por el arco de Triunfo” las resoluciones del Tribunal Supremo de Justicia Española.
Pero si bajamos de nivel y nos ponemos a la altura de la cesta de la compra (me refiero a las amas y amos de casa, que se desesperan para llegar a fin de mes), resulta que a nuestra Banca les vamos a entregar millones y millones de euros y también a las Comunidades y también a los Ayuntamientos y también a cualquier “pro-régimen”… hasta alcanzar la cifra de siete a ocho mil millones de euros. ¿Y por qué se ha pensado en los Bancos y Cajas?... Porque esa “cortina de humo” oculta la realidad no explicada. Créanme que estoy harto de oír y leer que la Banca ha bloqueado nuestro sistema; cuando no hay que poseer un alto grado de inteligencia (simplemente tener idea de lo que es economía y de cómo se mueve ese complejo mundo). Porque no me negarán ustedes que desde las altas instancias del régimen nos “venden la moto” con tanto descaro, que sólo los analfabetos y fanáticos se la compran con los ojos cerrados.
Verán ustedes. La Banca si ha cerrado el “grifo” no es por culpa suya, sino por culpa de las Compañías Aseguradoras, que no quieren cubrir los riesgos que toda compra de dinero genera. Y sin embargo éstas se mantienen silentes, dejando que los Bancos y Cajas se lleven la culpa de tal cáncer financiero. Por otro lado es comprensible que tales Compañías Aseguradoras se levanten y den un fuerte puñetazo sobre la mesa, parando ventas de dinero a 25,35 y 50 años. Y no sólo eso, sino que en nuestra querida España se han comprado irresponsablemente miles y miles de pisos a trescientos mil euros, cuando en el resto de Europa o en Los Estados Unidos, esa cifra sólo es aceptable en lugares de “alto standing”. ¿Y al final de la película que pasó?... Lo que cualquier estudiante de económicas hubiera comentado, desde el inicio: que las Aseguradoras y algún que otro Banco se han convertido en Agencias Inmobiliarias, con una “mercancía” de coste muy elevado y difícilmente recuperable su inversión. Y la culpa, señores del Gobierno… la culpa la tenemos por este orden: compradores insolventes, Bancos y Cajas especuladores y Aseguradoras corruptas.
El que quiera calificar esta recesión con otro epíteto, puede hacerlo. Pero la realidad, la cruda y dura realidad es que hasta que EE.UU. no comience a recuperarse (allá por el otoño) y luego lo haga Japón y las locomotoras europeas (Alemania, Italia, Francia y Reino Unido), a principios del 2010… nuestra destrozada España, irá levantando la cabeza con mucho cuidado y complejo de inferioridad… sobre la primavera del 2011.
Y el que diga lo contrario, es que está recuperando el “derecho de pernada” o, por lo menos, intenta el disfrute… y sin vaselina.
Luís de Miranda.