miércoles, 28 de enero de 2009

Director 2009.01.28

Cada día que pasa o cada día en que me estoy haciendo mayor, llego a la conclusión de que en la Historia de Galicia (o más concretamente, en la provincia de La Coruña) se le tiene verdadero miedo o terror a dos oriundos de estas “meigas terras”… Un momento… Antes de escribir sus nombres o leer sus nombres quiero aclarar que nada tienen que ver el uno con el otro, y que no son comparables en nada: excepto que, al igual que un servidor de ustedes, somos nacidos en la provincia de La Coruña. Lo digo (escribo) por aquello de mis inseparables detractores.
Pues bien. A nivel nacional, los Partidos de izquierdas y los anti sistema le tienen más terror a Francisco Franco Bahamonde que cuando estaba vivo. Y en el caso de don Francisco Vázquez (exAlcalde de nuestra ciudad), tres cuartos de lo mismo… pero con “propina” incluída: hay que desprestigiarlo (y a su familia, también) recurriendo a los “métodos” que sean. No sólo no ha bastado con la Empresa de explotación “eólica”, que ahora se ataca –a través de su esposa- con las cámaras de seguridad de su casa del Parrote… y con esa historieta de “protección de datos”.
Comentando este tema con amistades cercanas a esta Emisora y a mi entorno personal, llegamos a la conclusión de que a ninguno de nosotros nos molesta que -como puede captarse en la foto publicada en el día de hoy en el Diario La Opinión- unas cámaras estén filmando el suelo de la entrada del nº 15. Es más, si por mera casualidad salgo en la filmación, me importaría un pepino, ya que mi vida privada y pública está “al alcance de todos los españoles”. (¿Recuerdan ese slogan del No-Do?). Parece ser que la preocupación de algunas y algunos es que no hay que cejar en hacerle la vida imposible a la familia de la Iglesia… y como “daño colateral”, dañar la imagen de Paco Vázquez… puesto que es casi inalcanzable la gran labor que llevó a cabo en las dos décadas y media que gobernó nuestra ciudad, dándole a la misma categoría nacional e internacional.
Perdonen mi ingenuidad, pero… a quienes tiene que preocupar la instalación de esas cámaras de vigilancia es a las bandas de maleantes, a los terroristas, a los traficantes de droga, a los de comportamientos inconfesables… En una palabra, a todo aquel que vive fuera de la ley.
Por consiguiente le diría a doña María del Carmen de la Iglesia, que por mucho que diga la ley, a mi personalmente no me molestan esas cámaras. ¡Ah!... Con lo que está cayendo, sería a usted a la que le aplicarían la ley, porque para nadie es un secreto que las leyes de nuestra querida España se aplican sólo a los vagos y maleantes… siempre que no lleven corbata o sean amigos de los representantes de las más altas esferas de la Nación. Para esos delincuentes… ná de ná, como diría un castizo.
Lo único que quieren es una ayuda para amortizar parte de los millones de euros que se gastarán en las elecciones del 1º de marzo, próximo.
Luís de Miranda