lunes, 19 de enero de 2009

Director 2009.01.19

Dicen que una imagen vale por mil palabras. También se dice que una serie de imágenes incontinuas es una falsa información. Y de esto último podemos dar fe, después de ver la corta sucesión de imágenes que nos ofrecieron los Canales de televisión afectos al régimen, sobre la presencia del Presidente, señor Rodríguez Zapatero, por Oriente Medio. De ahí –quizás, por deformación profesional- que recurra a las informaciones que dan ciertos Canales de Tv europeos o de los EE.UU., como tuvimos que hacer en la época del gallego de Ferrol, si queríamos enterarnos de la verdad aproximada.
Creo estar seguro que en los Canales españoles (una vez censuradas las imágenes… Porque ya me dirán ustedes que es una coincidencia que todos los Canales españoles escojan las mismas imágenes para editar el informativo. O sea, que los y las profesionales están clonados y tienen el mismo sentido de la información). Pues, como les decía, creo estar seguro de haber visto unos planos de cuando el señor Rodríguez Zapatero se levanta para saludar a ciertos componentes de la mesa presidencial y el Primer Ministro de Inglaterra le mira descaradamente de abajo-arriba, como preguntándose “¿adónde va éste?”. Esa imagen –que se le debió “escapar” a la censura, me causó pena y vergüenza, entremezcladas. Y es que no es la primera vez que este tipo de imágenes se repiten, pues si recurrimos a la memoria o a los archivos, nos daremos cuenta que el señor Rodríguez Zapatero se pasea de un lado a otro para encontrarse con tal o cual Presidente… y que sus cámaras capten dicha instantánea.
De verdad que al recordar esas imágenes siento vergüenza ajena; pues, me gusten o no sus actuaciones, el señor Rodríguez Zapatero es mi Presidente y, como tal, debería estar orgulloso de él… Pero me temo que no. Yo quiero que me represente alguien que infunda respeto y admiración; y no, un “polichinela”, por ejemplo… aunque reconozca que es un “muñeco” muy atractivo y muy cómico.
Luís de Miranda.