lunes, 2 de febrero de 2009

Director 2009.01.30

Insisto en que más pronto que tarde (o por cuenta propia o por cuenta ajena) en esta Emisora de Radio Social Atlántico se abrirá una oficina de predicciones de futuro. O si ustedes lo prefieren, y como lo definió ayer un radioyente nuestro, vamos a dejar en el paro al famoso “Raphel”. Y es que adelantarse al comportamiento de nuestros políticos no requiere cursar equis años de estudios sociológicos, ni de diplomacia gallega, ni del comportamiento de los “gamines colombianos”, simplemente hay que seguir durante una semana a cualquiera de los llamados representantes del pueblo. Sólo eso. Fíjense ustedes que poco porcentaje de inteligencia se necesita para analizar el cambio tan brutal que sufren desde que estaban en la oposición hasta que llegan al poder, por votación popular o porque así lo acordaron entre ellos, a espaldas del pueblo. (Un momento, les recuerdo que ese sistema DOM es legal. Por lo tanto pueden hacerlo; pero el que sea legal no quiere decir que sea democrático... porque no lo es, en absoluto).
Pero dejando a un lado esa pequeña inmoralidad moral, paso de hecho al motivo de mi comentario.
Imagino que algunos o muchos de ustedes ya habrán encontrado la noticia de que el señor don Henrique Tello (antiguamente Kike, para los amigos) se puso como un perfecto maleducado con un compañero de profesión, allá en “los madriles” en la Feria de Fitur, y en la rueda de Prensa.
Hasta aquí, y de forma escueta, la noticia, ya que no quiero reflejar lo que ciertos compañeros de profesión me comentaron desde la capital de España.
Yo les dije a cada uno de ellos lo mismo: “que llevo denunciando -hasta quedarme afónico- que en cada una de las 17 Españas no aceptan lo que realmente exige una democracia”. Y no sólo eso, sino que aquel periodista o medio que se atreva a hacerles una pregunta un tanto incómoda o que se haya atrevido a criticar ciertas actuaciones públicas o privadas... descargan sobre ellos toda la ira y todo el odio que acumularon durante años, porque algunos analfabetos les supieron “lavar el cerebro” o porque ciertos “listillos” les enseñaron a nadar y guardar la ropa... hasta que vuelvan a pasar a la oposición... siempre que el pueblo así lo haya votado.
Pues, no. Eso no es cierto. Ellos pasarán al poder cuando a ellos les venga en gana, como he explicado hace unos segundos.
Menos mal que, poco a poco, se va dando a conocer a la opinión pública que lo que llevo criticando desde que nuestros primeros políticos aceptaron a raiz de la transición, no era una crítica desgarrada y anti sistema; sino una realidad. De ahí que insista en que el primero de marzo próximo, tengamos en cuenta qué tipo de futuro queremos. Lo que menos importa es el color del Partido político. Lo que realmente nos hará libres es quien o quienes “no alzarán la pistola contra los medios de información independientes” (hipotéticamente hablando) cuando les pongamos un micrófono o unas cámaras de televisión, durante las ruedas de Prensa.
Por eso les digo a los futuros periodistas que colaboran con nosotros que si escogen el camino de la democracia se verán en serios problemas... hasta tanto en cuanto no aceptemos las reglas de juego de los Países libres.
Luis de Miranda.