miércoles, 11 de febrero de 2009

Director 2009.02.11


Director 2009.02.11
Faltan 18 días para que ejerzamos nuestro derecho a votar y elegir a aquel grupo de una “lista cerrada” que lleve impreso el “logo” del Partido Político de nuestras entretelas... o del que nos da de comer... o del que me deja practicar cualquier fechoría... o del que me permite aterrorizar a cuantos no estén conmigo.
Por las informaciones que estamos obteniendo en la calle, en el bar o en el restaurante, no parece que los tres candidatos que aspiran a ocupar el despacho (no oval) de San Caetano estén despertando en el electorado un gran interés. Y ello se debe a que el pueblo gallego -desilusionado por tanta promesa incumplida, por tanta mentira- a tirado la toalla y se ha rendido al asqueroso mercadeo de compra y venta de nuestras papeletas: compra-venta que es legal, aunque nos dé náuseas.
Curiosamente los Partidos que pierden las elecciones -a nivel resultados reales- no les interesa cambiar el sistema DOM, ya que éste -el sistema- les permite trapichear y coaccionar al otro perdedor con nuestros votos. Y al Partido ganador, por número de votos obtenidos, lo único que le queda es saber que fue el que más votantes depositaron su confianza en él... y sin embargo, los perdedores lo enviarán a galeras o a las letrinas más próximas. Esto es como si en el pasado sorteo de la Lotería de Navidad, no pagasen los décimos premiados con “el gordo”; ya que la suma de los premios del segundo y tercero suman más que el primero... ¡Ah!, se han dado cuenta, ¿no?... Pues con el sistema que hemos aceptado pasa tres cuartos de lo mismo... ¿Para qué vamos a jugar si no nos van a pagar el premio?... Sin embargo, quiero dejar claro, muy claro, que a los Partidos que todavía nos están gobernando les beneficia que haya mucha abstención... aunque la abstención -y lo dije decenas de veces- se produce siempre por parte de los votantes de la derecha; ya que los votantes de las izquierdas y los radicales no dejan de cumplir con el derecho de votar. Si uno pudiese hacer un censo de los ciudadanos que votan al PSOE y al BNG y los comprobasen con las elecciones pasadas o con las futuras se darían cuenta de que no ha faltado ni uno. Y ello, a mi modo de ver y entender, tiene que ser un orgullo para dichos Partidos: los votantes de izquierdas y los radicales jamás les defraudan.
Lo que más me enfada -con lo que está cayendo por culpa de esta brutal recesión económica- es que se estén gastando millones de euros en este circo (llamado “campaña electoral”), cuando la mayoría de los gallegos ya han tirado la toalla. Dejen el circo y pónganse a gobernar de una santa vez... porque ya sabemos de antemano la leche que va a dar esta vaca gallega.
Luis de Miranda.