jueves, 12 de febrero de 2009

Director 2009.02.12


Director 2009.02.12
La postura del candidato a la Presidencia de la Xunta de Galicia, señor Núñez Feijóo, sobre una “tertulia” que intenta montar la Televisión Gallega, me parece la correcta; ya que una cosa es una “mesa PSOE” (tipo la que ofrece diariamente el Canal “Cuatro”) y otra cosa muy distinta es “un debate político”, donde los aspirantes se defienden como pueden de los argumentos e insultos del contrario. Porque, y si la memoria no me falla, lo único que brindan al espectador son una retahila de “y tú, más”; pero-como diría en sus buenos tiempos el señor Anguita- de programas... lo mínimo de lo mínimo. O sea, nada. Y es que quien ocupe el suntuoso despacho de San Caetano y se suba al “super automóvil-tanque-lanza misiles, como mínimo”, a lo primero que tendrá que enfrentarse será a la gigantesca deuda con la Banca privada y con la Seguridad Social... amén de los pagos pendientes con pequeñas Empresas: los que sumados dan una cifra nada despreciable.
Personalmente, soy partidario de los “debates políticos”, pero confieso que me repugnan esas tertulias, donde la moderadora o el moderador va “encajonando al ganado”, de forma que si alguno de los tertulianos osa en criticar el sistema dictatorial que sufrimos en cada una de las autonomías, inmediatamente “ponen en marcha” a uno de los intervinientes para que no deje de hablar mientras el osado siga argumentando lo que no se debe oír. Y al cabo de equis segundos, la o el moderador, cambia el tercio... y a otra cosa, mariposa. Mientras que en el debate “a dos” , cada aspirante tiene su tiempo para argumentar, sin que el contrincante pueda interrumpirlo: caso de que lo hiciese, su imagen caería por los suelos, cara a los votantes indecisos: los que normalmente son los que deciden cual de las listas cerradas es la que regirá los destinos de los gallegos.
Pienso que la táctica de “chama, antes de que te chamen” va bien para los fanáticos o para aquellos que nada tienen en el interior del cráneo. Pero para quienes somos libres en pensamientos e ideas, esas manifestaciones de tinte fascista, como que no nos convencen.
Mire usted, doña Mar Barcón, las declaraciones que ha hecho en el día de ayer sobre la negativa del señor Núñez Feijóo a acudir al circo televisivo no son justas... porque, insisto en lo mismo- una cosa es un debate político y otra muy distinta, una tertulia de y para horteras.
Luis de Miranda.