lunes, 16 de febrero de 2009

Director 2009.02.16

Director 2009.02.16
ectoBueno, las elecciones venezolanas le han dado el 60% de los votos al camarada y ciudadano Hugo Chévez. Con esta información, poco a poco va creciendo en América Latina el “socialismo o muerte”, que tanto empeño puso y ponen los hermanos Castro, en la isla de Cuba. Y aquí, en nuestra querida España, y en su interior, en nuestra muy amada Galicia, poco a poco se van poniendo sigilosamente las bases de otra pequeña Venezuela: pequeña por su extensión superficial; no, por su ansiedad de igualarla.
Para nadie es un secreto el afecto entrañable que se tienen los dos mandatarios (los señores Chávez y Zapatero) y el deseo de caminar de la mano y en la misma dirección hacia ese socialismo radical y dictatorial que tan buenos resultados les dio a los Hermanos Castro y tanta miseria le sigue dando al pueblo oprimido.
Para este humilde pagador de impuestos, que soy yo, no acabo de entender la actitud que demostró el Gobierno español hacia un periodista y eurodiputado del P.P., al ser expulsado de Venezuela, por el simple hecho de haber declarado en Caracas que el ciudadano Hugo Chávez es un dictador y que tiene al pueblo sometido a su dictadura. Y lo que entiendo mucho menos es que la maquinaria de nuestro régimen se puso en marcha para decirnos a los más de cuarenta millones que don Luis Herrero estaba en Venezuela en calidad de “observador internacional”, cuando ello no es cierto: el señor Herrero, como a otros cuantos más, fueron invitados por los distintos grupos de la oposición.
Durante la jornada de ayer y esta noche estuve en contacto con Caracas y con Maracaibo; y entre otras lindeces, en ambas capitales los comisarios políticos fueron informando a los cuerpos de seguridad del Estado (Disip, PTJ y Guardia Nacional) que aquella señora o aquel ciudadano iban a votar en contra del Presidente Chávez... Pues bien. Inmediatamente se les retiraba de la fila y nos se les permitió ejercer su derecho a votar. Claro que este tipo de información jamás se hará llegar al pueblo español, por el gran afecto que los Partidos de izquierdas tienen hacia Castro, Chávez y Morales, entre otros.
El otro punto que intercambié con un colega francés, es el interés que tienen los Partidos Políticos españoles en “obligar” a los residentes en el extranjero a que voten por la ideología “A”, “B” o “C”, cuando muchos de ellos hace 30 ó 40 años que no pisan España, que no pagan impuestos aquí, que les importa tres pepinos si en Galicia gobierna Santa Teresa del Niño Jesús o Ali Babá. Y ya no digamos del trabajo que se les ocasiona a los comisarios políticos, los que una vez lleguen a la conclusión de que tal familia vota en contra de la maquinaria del poder, ese sobre se destruye automáticamente (o en origen o a la llegada). Por consiguiente, las sacas con sobres del exterior, lo único que contienen es fraude electoral.
Bueno, pues felicitemos al “socialismo o muerte” venezolano y cambiemos la letra del Himno que tanto honor y gloria le dio al pueblo... de aquel entonces. Pueblo bravo y noble que nada tiene que ver con este de la “casaca” roja, capitaneado por un loco de perinola y de apellido Chávez.
Después de lo que vamos viendo en América Latina, pareciera (sólo pareciera) que no desagrada dicho proceder a algunos Partidos Políticos que nos están gobernando.
Luis de Miranda