miércoles, 18 de febrero de 2009

Director 2009.02.18


Director 2009.02.18
Bueno... faltan 11 días para que todos cuantos tenemos derecho a voto nos acerquemos a la mesa correspondiente del barrio o zona donde estamos empadronados. Esta es la teoría. Pero la realidad es otra “música” distinta: la de que muchos anti sistema, más los que no creen en nuestros políticos, más los que no aceptan el “matrimonio PSOE-BNG”, se quedarán en sus domicilios y provocarán un porcentaje de abstencionismo importante. Porcentaje que, según la cifra, beneficiará al bipartito actual o al Partido que hasta ahora nunca perdió las elecciones gallegas.
No me cansaré de recordar que en los Países que se me concedió el derecho al voto, jamás he faltado a la convocatoria de las urnas. Es más, si tuviese -como no tengo- el poder de redactar y aprobar una ley, por la que el voto fuera o fuese obligatorio, no esperaría ni un día más. Y me baso en algo muy fácil de entender: si yo, como ciudadano, exijo a mis representantes políticos que las promesas, las leyes y La Constitución española están para que todos (he dicho todos) las cumplamos; es de toda lógica que nuestros políticos también nos pidan que seamos responsables con nuestros derechos y con nuestras obligaciones.
No voy a negar, a estas alturas de la película, que censuro casi diariamente la aptitud y la irresponsabilidad de bastantes políticos -ya que son fruto de mis impuestos y necesidades-; pero no es menos cierto que prefiero soportar decenas y decenas de gestos prepotentes, de corrupción y de falta de respeto; y nó ese “socialismo” de los hermanos Castro, de Hugo Chávez y de Hugo Morales... o el de los Partidos “pro-ETA"... con sus correspondientes “comisarios políticos” y que pareciera (sólo pareciera) que se intenta imponer en las Comunidades separatistas.
Y dentro de la máxima imparcialidad que mi cargo en la Emisora me exige, no ocultaré -como simple contribuyente- que me parece una cobardía política ocultarnos, a nosotros, a los gallegos, que PSOE y BNG ó BNG-PSOE van en una misma lista electoral; ya que la obra de teatro que están representando, a parte de grosera, me parece repugnante.
Dentro de doce días les recordaré el mucho o poco acierto que tuve en mis predicciones.
Luis de Miranda