lunes, 23 de febrero de 2009

Director 2009.02.23


Uno de los comportamientos que siempre me han preocupado es el de “hacer el ridículo” o de ser tachado de “pobre incauto”.
Ayer, por aquello de celebrarse el domingo de carnaval, las imágenes que nos ofreció el Canal de Tv “Cuatro” (dentro de su servicio informativo. Y las que fueron censuradas en los informativos de la noche) las consideré, en un principio, como parte de la jornada carnavalesca. Llegué a pensar seriamente que aquella escena era una parodia y que todos estaban imitando a los “G-20” de la política internacional. Pero no. Me estaba equivocando. Resulta que están 19 mandatarios colocados para la foto “de familia” y a nuestro Presidente, señor Rodríguez Zapatero, lo encontramos en el tercer puesto de la derecha (mirando la pantalla). Pues bien. Tres o cuatro segundos más tarde, aparece como un huracán el señor Verlusconi y se coloca en medio del poder político y económico de Europa, sin quitar la vista al “centro de Europa” (como lo denominaría nuestro Primer Ministro y como nos prometiera en su campaña electoral que nos llevaría): Alemania, Francia, Inglaterra e Italia.
Finalizada la sesión fotográfica, nuestro señor Zapatero se adelanta en solitario para coincidir a la altura de la señora Merkel: la que ni se molestó en girar la cara para verle. Pero sí para departir con el Presidente de la Republique Française, monsieur Nicolás Sarkozy, por ejemplo.
Y para completar el ridículo que estaba haciendo nuestro Presidente (en las imágenes que nos transmitió el Canal “Cuatro”, siempre le vimos solo), se pone a leer su discurso y osa decirle al resto de asistentes que “los Países que componemos el G-20”... Llegados a este punto, creo que si me dan un par de bofetadas no enrojecería tanto. Pero... ¿cómo se puede ser tan irresponsable para incluirnos en un Grupo al que no pertenecemos?...
Esta patología que sufre, al creerse que las grandes Potencias nos tratan de “tú a tú”, porque en su día el señor Sarkozy le prestó un sillón en el Washington de Mr. Bush, curiosamente la sabe transmitir a quienes le escuchan fanáticamente. Porque los falsos relatos, las no ciertas acusaciones que se saca de la manga o alguna que otra barbaridad que lanza al aire (por falta de formación cultural y académica), resulta que las personas que acuden a oírlo ó ¿a escucharlo?... aplauden como posesos, demostrando al resto de millones de europeos el bajo nivel intelectual de los españoles de izquierdas o el escaso sentido de la moral que poseen. Porque, de otro modo, un magnífico Periodista, como lo es Carlos Carnicero, no escribiría el artículo que publica hoy el Diario La Opinión de La Coruña. Y para un hombre socialista, como él, y gran defensor -aparentemente- del “socialismo o muerte” de Fidel y de Chávez, tienen que ser decepcionantes los comportamientos de don José Luis Rodríguez Zapatero.
Y cuando faltan seis días para que los gallegos nos decantemos por una dictadura semejante a la del País Vasco o un tipo de socialismo no muy bien visto en el resto de Europa o con una derecha que no “comulga” con dictadorzuelos de Paises Asíaticos, Musulmanes o Africanos
Para el próximo lunes, les recordaré algún que otro comentario mío y que siguen “colgados” en la página web.
Luis de Miranda.