viernes, 27 de febrero de 2009

Director 2009.02.27


¡Por fin!... A ver si llegan pronto las 24 horas de hoy (generalmente conocidas como las doce de la noche). Tengo la impresión de que ya está bien de casi seis meses de campaña electoral, con eso de la disculpa de la “pre-campaña”: la que, por cierto, es más larga, que la caída de Berlín. Y nos dejarán tranquilos de una santa vez, en todos los sentidos.
Dejarán de hacer ruido esos malditos coches con altavoces incorporados. Dejarán de entregarnos papeles y más papeles... y que nadie osa leer; pero sí depositarlos en la primera papelera que encontraremos a mano. Dejarán de burlarse de nosotros prometiéndonos “montes y moreras” -que muchos incautos llegarán a creérselo-, estemos disfrutando del seguro de “paro” o no tengamos ayuda alguna. Es igual: el padre o la madre de esta “terra meiga” o ambas personas nos garantizan casi 450 euros mensuales, por individuo, pero... lo que no nos dicen es ¿de donde van a sacar esos millones y millones de euros que todos ellos nos están prometiendo?...
Vamos a ser serios, aunque tan solo sea por un par de minutos...
A ver si de una vez nos metemos en la cabeza los siguientes datos:
a).- Cada día pasan al “paro”, en nuestra Galicia, 666 trabajadores, con lo cual menos cotizaciones a la Seguridad Social... pero más salida de dinero de la Caja de todos.
b).- Menos ingreso en el hogar, menos gasto corriente. Menos gasto corriente, menos IVA. Y menos IVA... menos ayudas sociales; menos carreteras, menos ferrocarril y menos creación de empleo.
Y c).- ¿Donde diablos están los programas para que podamos elegir el Candidato de nuestras entretelas?... ¿Donde está escrito que se nos va a garantizar la libertad individual y la democracia, una vez lleguen al poder absoluto?... ¿Donde está escrito que un individuo es igual a un voto?... ¿A quien se le ocurrió la idea de que aquellos ciudadanos que están empadronados en las Islas Bangladesas pueden votar en las elecciones gallegas?... Eso, les guste o no a los responsables de esta locura, es la madre de todas las inmoralidades y corrupciones
A mi personalmente que diablos me importa si tal o cual filipino, coreano o palestino es hijo o nieto de españoles, si no reside aquí, en Galicia, ni paga impuesto aquí, en Galicia.
Esos votos para lo único que sirven es para seguir corrompiendo la idea que la gran mayoría de nosotros tenemos sobre nuestros políticos.
A partir de las doce de esta noche esperemos que el respeto hacia los demás nos guíe... y que ganen aquellos que supieron llegar a la meta.
Luis de Miranda.