martes, 3 de marzo de 2009

Director 2009.03.03.


Durante el mediodía de ayer corrían rumores esperados... dado el castigo que recibieron los señores de un bipartito anti-natura y muy distante a los intereses de los gallegos. Dichos rumores daban una futura composición del Partido Socialista de Galicia, cual es la de que el señor Touriño (después del varapalo recibido) “dejará” la secretaría general del Partido... en contra de su voluntad y por orden directa del señor Rodríguez Zapatero, en la noche de las elecciones.
Otro personaje que ya no le resulta rentable al señor Rtodríguez Zapatero (por su prepotencia y lenguaje barriobajero) es el señor Pepiño Blanco. Por lo tanto, y sin necesidad de forzar el cerebro, al señor Rodríguez Zapatero se las pusieron como a Felipe V: sacar de un solo golpe a dos dirigentes que ya no son válidos, cara al futuro. El señor Touriño deja la Secretaría General y el señor Pepiño Blanco, lo reemplaza. Y así, se saca el señor Zapatero dos arenas del zapato que le están molestando y que le escuecen bastante... cara a lo que el señor Presidente del Gobierno de España tiene en mente.
Si hacemos memoria, nos daremos cuenta que aquellos que auparon y llevaron al señor Zapatero a La Moncloa, ya casi no quedan. Y entre esos pocos está Pepiño Blanco: un individuo amoral, pendenciero y sin escrúpulos (políticamente hablando, claro está). Y ese tipo de personajes que a los bien nacidos les produce sarpullido y unas irrefrenables ganas de vomitar... curiosamente son necesarios en distintas etapas de la marcha de cualquier Partido Político.
Y esa misma línea de actuación la encontramos en el Partido Popular: todo aquel “fraguista” que se reconozca, inmediatamente se eliminará... y sin excepciones. ¿Conocen ustedes algún colaborador fiel a don Manuel Fraga que esté ocupando o vaya a ocupar puesto de relevancia, a partir de la nueva legislatura?... No pierdan el tiempo haciendo memoria porque no lo encontrarán? E igual sucede en nuestro Ayuntamiento de La Coruña con aquellos o aquellas que fueron fieles a la figura de Paco Vázquez.
Bueno, pero como esas “luchas intestinas” sólo les afecta a los aspirantes a ocupar puestos de “progreso”, a nosotros, a los contribuyentes, lo único que nos interesa es que las nuevas autoridades políticas nos legislen bien; no despilfarren el dinero que tanto sudor y lágrimas nos ha costado ganar; que ejerzan sus responsabilidades sin engañarnos y sin caer en la corrupción: enfermedad, ésta, que ataca sin piedad a un gran número de sinvergüenzas... y que a nosotros nos toca siempre, siempre, pagar las medicinas y la cama.
Así que enhorabuena a los recién aprobados... y ojalá que la gran masa de los gallegos hayamos acertado en la elección.
Y como se diría en los EE.,UU. “¡que Dios bendiga a nosa terra!”.
Luis de Miranda.