viernes, 3 de abril de 2009

Director 2009.04.03


Hoy se cumplen 19 años de la pérdida de una extraordinaria cantante de jazz, cuyo nombre artístico era el de SARAH VAUGHAN. Llamada, entre nosotros, los amantes del jazz puro, “la divina”, nos dejó a edad de 66 años y una semana, exactamente. Su muerte temprana la ocasionó un brutal cáncer de pulmón, ya que durante su vida ha sido una gran consumidora de cigarrillos. Como anécdota dijo en una ocasión que estaba estudiando la forma de seguir fumando mientras dormía. Sin embargo, y una vez sabedora del mal que estaba sufriendo, hizo una llamada muy seria a todo el mundo para que dejásemos de fumar: sobre todo -insistió- los adolescentes.
Recuerdo que unos años después de la muerte de Yul Brynner (el que también murió de cáncer de pulmón) hubo un famoso Locutor de Televisión (no digo su nombre por protección) que había conseguido las grabaciones que el mismo Yul Brynner dejó supuestamente a su familia, donde se registraron sus últimos días de dolor, ya que ni la morfina era capaz de aminorar el sufrimiento. En su programa televisivo y durante una semana iba a transmitir las mencionadas grabaciones... Pero, ¡oh justicia de los poderosos! sólo pudo emitir el primer corte. ¿Cual fue el coste?... Lo dejo a la imaginación de ustedes... aún sabiendo que se quedarán cortos. Y es que cuando un simple ciudadano entabla una lucha frontal contra Compañías que facturan a nivel mundial miles y miles de millones de euros o dólares... se puede esperar lo peor de lo peor.
Hoy fin de semana (para unos pocos, más largo de lo normal) y cuando muchos de nosotros vamos a trasladarnos en vehículo, sintonicen nuestra Emisora, disfrutemos de los temas musicales y también de los bellos paisajes del recorrido, cumpliendo a rajatabla las normas de tráfico y hagamos del viaje horas de disfrute y relajamiento. Dejemos de querer robarle a la vida años de felicidad, por no actuar con responsabilidad. La vida ya es corta de por si. No la hagamos más breve o terminemos engrosando la ya larga lista de discapacitados. Ese es nuestro deseo y también el de sus familiares y amigos.
Escuchen, pues, esta hermosa grabación, en la voz de Sarah Vaughan, y en su recuerdo... y muchas gracias, por no fumar.
Luis de Miranda.