martes, 21 de abril de 2009

Director 2009.04.21



Hoy es uno de esos días en que la mente se bloquea o en el que simplemente uno comienza a estar cansado de tanta ignorancia... o de tanta mala leche por parte de los que les han lavado y les siguen lavando el cerebro a nuestros jóvenes.
Me imagino que ustedes también habrán leído las condenas que se están acordando para los dos imputados de haber “amputado una pierna” a la estatua del general Millán Astray... y las correspondientes alegaciones de unos y otros.
Resulta que los imputados -asesorados erróneamente- “sólo cumplían con su derecho de eliminar símbolos que atentan contra la dignidad”.
Bien. Queridos “gamberros”, señores abogados y señoría, por favor relean el historial de la estatua del general Millán Astray: fecha de solicitud, fecha de aprobación para su instalación (la que coincide con la República española)... y luego apliquen el delito correspondiente a la acción... y no acepten como atenuante la historia de cuatro ignorantes de la historia... y que tan sólo se mueven con fines propagandísticos y envían a los “cachorros” (especie de “kaleborrokas” gallegos) a armar las mil y una, después del consabido lavado de cerebro, con fines inconfesables y anti-democráticos.
En cuanto a la defensa, o sea al letrado de los Legionarios, le digo con todo el respeto que me merece, tres cuartos de lo mismo: relea la Historia de La Coruña y no permita que la Legión tenga que seguir “tragando sapos y culebras” por culpa de cuatro descerebrados que lo único que tienen en mente es ofender a cuantos tengan algo que ver con Fuerzas Armadas. Porque para esos inadaptados todo cuanto “suene” a Legión, Guardia Civil, Ejércitos... es equivalente a fascistas, asesinos y otras lindeces más. Pero siempre, eso sí, escondidos en el anonimato. Y lo que más me cabrea es que todavía tienen algo más que decir, cuando se les debía de caer la cara de vergüenza.
Luis de Miranda