viernes, 22 de mayo de 2009

Director 2009.05.22


Cada día que pasa siento más miedo a seguir viviendo en mi muy amada España. Y es que con lo que uno ve, lee y oye sobre la Justicia en nuestra Nación es para ponerse a temblar... o para echar a correr hasta agotarse.
Un día uno se despierta con la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de clara inconstitucional a los etarras… y 24 horas más tarde, el Tribunal Constitucional los considera “buena gente” y por lo tanto pueden representar a una parte del País Vasco, en Sede Europea. Y ya no digamos de los casos sangrantes que vivimos la sociedad española... mientras que los grandes hombres de las grandes “puñetas” se nos muestran en “pompa y circunstancias”, con unos gestos de persona malhumorada y dispuesta -según le moleste hoy la úlcera de estómago- a enviarnos a galeras o a darnos unas cuantas horas de “recreo” para que dejemos de residir en España. O que con 25 muertos encima de la conciencia y mil y pico años de cárcel... puedas disfrutar de libertad habiendo cumplido el 1.5% de la condena. O que el supuesto “cerebro” del asesinato de esa jovencita sevillana, la semana pasada se nos dijo que estaba confirmado, y ayer se le deja salir de la cárcel, cuando las pesquisas policiales siguen acusándole de “el posible cerebro” del escondite del cadáver, como mínimo.
Y si nos ahondamos en los casos de corrupción política, dentro de nuestros Partidos Políticos, (de los que, por cierto, no se salva ninguno), y observamos el comportamiento de los representantes de la Ley... los temblores de la enfermedad de “Parkinson” no son comparables con los que uno sufre al descubrir la noticia. La población siente que, sentimos que, y desde hace unos cuantos años, antes de sentarnos en el banco de los acusados se nos pedirá el carnet del Partido Político al cual depositamos nuestro voto... y por el que estamos dispuestos a partirnos la cara con quien sea, caso de que nos tachen de ladrón o de corrupto a cualquiera de sus gobernantes.
Sin embargo, si nos tomamos la molestia de coleccionar aquellas noticias sacadas en la Prensa o en los medio radio-visuales, no nos sorprenderá donde nacen normalmente los focos de corrupción y porqué orden... Escuchen (lean)... Ayuntamientos, Gobiernos Autonómicos o Regionales, Ministerios y... aquellos que no podemos mencionar, so pena de ingresar en prisión de inmediato y por tiempo indefinido.
También están, estamos, los componentes de los medios de comunicación; los que -según a qué Partido estén afiliados o comprados- así escriben, leen o interpretan las noticias. Por ejemplo, desde que a San Caetano llegó el señor Núñez Feijóo, la Radio-Televisión Gallega giró 180º... sin que a sus directivos las haya caído la cara de vergüenza. Y ya no digamos si nos trasladamos hasta Madrid (supuestamente el corazón de la Nación Española). En Madrid, por estar el monstruoso Grupo Prisa, por parte del PSOE (no, de La Moncloa, que son dos aptitudes diferentes) y el Grupo Vocento, con una ligera inclinación hacia la derecha (no, al P.P. actual, que es otra historia) y luego está la Editorial de “El Mundo” y parte de la “Cope” que en un gran esfuerzo de investigación descubrieron, en su día, el “Gal” y, poco a poco, van destapando la masacre del 11 de marzo... de la que ni el señor Rodríguez Zapatero quiere saber nada, ni el señor Rajoy, tampoco... ¿Por qué será?...
Luis de Miranda.