martes, 23 de junio de 2009

Director 2009.06.22
Hoy llegó la noticia de un hecho consumado: “Pescanova abrió en Portugal la mayor planta del mundo, para la cría del rodaballo”.
Si tiran de archivo, en nuestra página web o escuchan de nuevo uno de nuestros programas titulado “Vecinos”, comprenderán la indignación que sentimos los gallegos no politizados. Y es que a finales del 2008, presagiamos que la Compañía Pescanova, ante tantas pegas del Gobierno Bipartito Gallego, decidió instalarse en el norte del País vecino. Advertimos, también, que su instalación un poco más al sur de nuestro mar Atlántico, iba a suponer la pérdida de unos mil nuevos puestos de trabajo. (En esta cifra nos equivocamos en un 20%... pero serían, de momento, ochocientos parados menos en nuestra Comunidad).
Ante esta realidad quisiera hacer un llamado a esas mentes en estado de letargo que prefieren que Galicia se vaya al garete, antes que traicionar a los socialistas y a los independentistas o a los anti-españoles. Y es que eso es así. Jamás he conocido gente tan fiel a sus partidos como los votantes del PSOE y del BNG. Los primeros, amenazando y negando ayudas a aquellos que no les habían votado. Y los segundos, aterrorizando con“dianas” pintadas o calificando a sus no militantes o súbditos de anti-gallegos, de fascistas y de no sé cuantas cosas más.
Hay que ser cobardes para llamar anti-gallegos a quienes no comulgan con sus ideas anti-sistema, cuando fueron ellos -socialistas y del bloque- quienes echaron de Galicia a la Empresa Pescanova... y a “La Toja”... y casi, casi, a Citröen y a sus sesenta mil puestos de trabajo... y otras que no vienen al caso.
Y lo más curioso de esta historia es que si se escarba un poco en las familias gallegas encontraremos que padres, hijos, primos y demás parientes de gallegos que están en el paro, seguirán votando por socialistas y por independentistas... aunque nuestra hermosa región se vaya por el desagüe.
Afortunadamente para los gallegos, y al no estar en el poder aquel gobierno tripartito, parece ser que la dirección de Pescanova y el actual Gobierno estudiarán cómo se pueden corregir, en lo posible, las aberrantes decisiones anteriores.
¡Ah!. No olvidemos que el nuevo “dios” del sindicato CIG ya nos amenazó en el día de ayer con sangre, sudor y lágrimas... con lo cual provocarán el cierre de más y más Empresas y habrá más y más parados.
Luis de Miranda.