miércoles, 3 de junio de 2009

Director 2009.06.03



Siempre (y cuando digo “siempre” quiero decir “siempre”) estuve y estoy convencido de que si alguna Compañía quiere vender una partida de un millón de calefactores para vivienda, en las zonas ecuatoriales, deben dirigirse a los militantes o simpatizantes del PSOE. Y es porque la gente de las izquierdas (moderadas y extremas) estuvo y está capacitada a venderles peines a los calvos y hambre a los indigentes. Es tal la experiencia que tienen sobre disfrazar la realidad, que cuando las familias españolas siguen sufriendo, día a día, el despido en sus lugares de trabajo... toda la maquinaria mediática salta a la palestra y nos anuncia a tres días de la jornada de reflexión... que ya hemos tocado fondo, que estamos en la cabecera de pista y que vamos a iniciar el despegue... que en breve viviremos al mismo nivel que cuando gobernó don José María Aznar y se volverán a crear cinco o mas millones de puestos de trabajo.
Vamos a ver, señoras y señores... Ustedes conocerán -al igual que yo- a patrones (o usureros, mas bien) que fijaron en su tabla de beneficios que este año de 2009 tienen que ganar (libres de impuestos) un millón de euros mensuales... Y resulta que, en estos primeros cinco meses, sólo han ganado 800.000 euros/mes. Por lo tanto, según ellos, tienen que despedir a media plantilla, pues están perdiendo 200.000 euros mensuales... y el gobierno o gobiernos de turno lo permiten.
Es tal la avaricia de nuestros patrones occidentales, que se desconoce a qué altura colocan el techo de la super-explotación; ni hasta donde están dispuestos a llegar en la reducción del personal, ni hasta donde elevan la cifra que generan diariamente en “negro” o en “B” (llámenle cómo quieran).
Pienso que a pesar de reducirse el consumo, nuestros patrones están ganando mas dinero que antes... pero vendiéndonos aquello de “que están perdiendo 200.000 euros mensuales”. Lo que no dicen, ni los patrones, ni la maquinaria de las izquierdas, es que se está falseando la verdad.
Por cierto, ¿oyeron ustedes hablar a los aspirantes al Gobierno Central Europeo, de Bruselas y de sus competencias?... Pues yo, tampoco.
De verdad que lo entiendo. Y es que el pueblo español ha (hemos) llegado a tal grado de ignorancia política y de decepción, que le (nos) importa tres leches lo que se cueza en Bélgica... lo que se haga en España... y lo que se invente en las regiones que padecen el cáncer de los nacionalismos. Y no olvidemos que el cáncer de los nacionalismos (idioma y banderas, incluídas) llevaron a los Balcanes a la auto-destrucción y a aquellos pueblos a oír verdaderas sandeces, por parte de sus representantes políticos. Y así les está creciendo el pelo.
Nosotros, si no cambiamos la letra de la canción, no tendremos el problema de crecer el pelo... porque estaremos todos calvos.
Luis de Miranda.