miércoles, 10 de junio de 2009

Director 2009.06.10



Me miro al espejo cada mañana, después de leer los titulares de Prensa o de repasar las grabaciones de las declaraciones de nuestros políticos, y pienso que, gracias a Dios, no sufro ningún trastorno mental. Dejo el espejo y recorro con la vista el paisaje que me rodea... y no siento que viva en otro mundo distinto al de algunos de ustedes o que me haya equivocado de siglo y de milenium.
Por el contrario, quien sí creo que está fuera de órbita o que se equivocó de sistema planetario es el señor Bieito Lobeira cuando declaró lo siguiente: “la iniciativa de los ataques a la Lengua Gallega responde a la derecha mas reaccionaria; la que tiene como objetivo justificar la monstruosa mentira de que el gallego está impuesto en Galicia y los castellanos hablantes, perseguidos”.
Vamos a ver señor Lobeira... Ustedes tenían que bajarse de la nube en la que se instalaron, tocar tierra gallega y oír y escuchar a nuestros hijos y nietos lo que comentan en casa, en la intimidad, al verse obligados a “respirar” en gallego. Llegan hasta extremos de sufrir (unos pocos, afortunadamente) crisis de ansiedad y de estar llorando en casa de impotencia... y usted, señor Bieito Lobeira, tiene la desfachatez de decirnos que quienes no estamos de acuerdo con usted pertenecemos a la derecha reaccionaria. A la derecha reaccionaria no sé si pertenecerá su tía, la del pueblo, o usted mismo. Lo que la gran mayoría de los padres y abuelos de Galicia le estamos pidiendo es de que no dramatice, ni niegue la verdad.
¿Acaso no nos basta a los responsables, a los medianamente pensantes, que lo que le sucedió a doña Gloria Lago, en Vigo, no es un hecho aislante?... Esos actos y ese odio desmedido hacia quienes usamos la Lengua de Cervantes, no surgen como los hongos en el campo. Ese odio y esos ataques programados están alentados por individuos y personajes que se esconden en el anonimato y, para mayor INRI, se hacen pasar por víctimas.
Se lo voy a decir de otra manera, a ver si nos entendemos... Supongo, aunque sea mucho suponer, que usted habrá seguido el proceso de los Balcanes... Si de verdad está enterado de cómo han terminado esos pueblos, por las benditas banderas e himnos, debería de medir mucho mas sus declaraciones, pues ellas (sus declaraciones) están contribuyendo, día a día, a que unos y otros “saltemos por los aires” y nos juguemos el futuro a una sola carta. Y los que imponen lo que usted defiende, ya han comenzado en la ciudad olívica... Veremos quien es el o la siguiente.
Pero decirle esto a usted es como darle una charla a un capador de animales de ingeniería genética. ¿Quiere usted decirnos, señor Lobeira, cuantos ejemplares del B.O.E., escritos en castellano, puede encontrarse en La Coruña?... Se lo digo, yo... ¡uno!.... Y cuando “pinchamos” la págima web de la Xunta, donde pone “castellano”, ¿cuantas noticias están en la Lengua de Cervantes?... Claro que todo este desaguisado lo montó don Manuel Fraga Iribarne cuando aprobó la Ley de Normalización Lingüistica por consenso.
Señor Presidente de la Xunta de Galicia, señor Núñez Feijóo, entiendo que usted se está encontrando con una “patata caliente”, muy caliente, y que no es fácil “enfriarla”. Pero, ahora que tenemos la fortuna los gallegos de haber instaurado un Gobierno con mayoría absoluta, escuche por favor a esa mayoría y frene de una vez por todas estos comportamientos nazis... por el bien de una real democracia.
Luis de Miranda.